La Educación Personalizada de los niños


Cada vez más Centros Educativos de todo nivel incorporan en su programación académica la noción de educación personalizada.


De los 40 niños que muchos colegios y Jardines de Infancia tenían en los años 70´s y 80´s, se han reducido a un promedio de 27, los primeros y a un máximo de 15, los segundos.

Y es que la educación personalizada ha demostrado ser una manera más eficaz de desarrollar eficientemente el proceso educativo en el aula. Cuantos menos alumnos hayan, más se podrá enfocar la labor en cada uno de ellos.

Surgió como resultado de la convergencia de tres preocupaciones fundamentales: La eficacia en la enseñanza, la democratización de la sociedad y de las instituciones escolares y la especial atención a la dignidad humana, por lo que en una labor personalizada, la reflexión y la discusión son actos imprescindibles. La acción de personalizar es la de referirse a una persona, destacándolo de una comunidad y la personalización hace que deje de ser uno más, para convertirse en alguien con características únicas y propias.

Más que un nuevo procedimiento de enseñanza eficaz, es una filosofía que cambia la noción de trabajo del aprendizaje por la de formación personal, a través de la elección de tareas y la aceptación de responsabilidades, llevando al niño a la independencia y la autodeterminación, con las responsabilidades que estas cualidades significan.

Una de las prioridades de la enseñanza personalizada es la de estimular al niño para que vaya perfeccionando su capacidad de dirigir su propia vida, desarrollando su libertad personal y participando con sus características particulares en la vida social. Propone además atender las diferencia personales en el proceso de aprendizaje de cada uno de los niños, tratando de llevarlo a la excelencia personal.

La educación personalizada se fundamenta en tres pilares, nociones que a su vez son parte del concepto de persona humana:

Singularidad (Creatividad): Cada persona es quien es, diferente a los demás. Es único, irrepetible. Por ello la educación debe adaptarse a sus propias posibilidades y limitaciones. La manifestación por excelencia de la singularidad personal es la originalidad. El cultivo de la imaginación y la creatividad viene a ser el máximo logro de la educación personalizada.

Autonomía (Libertad): La persona es el principio de sus propias acciones. La principal expresión de la autonomía es la capacidad de dominio sobre sí mismo, la posesión y uso efectivo de la libertad, sin coacción. La educación de la libertad tiene su mayor logro en la capacidad de elegir.

Apertura (Comunicación): Es una necesidad existencial de contacto con los semejantes. Las personas necesitan convivir y comunicarse con otros a nivel familiar, social, político, laboral. Necesitan por eso prepararse para la vida en sociedad. La educación personalizada debe encaminarse a preparar al niño para sus relaciones de colaboración.

Es así que la educación personalizada constituye un importante principio en la Educación Inicial. Su éxito en la adaptación correcta del niño en su comunidad dependerá en gran parte de la adecuada aplicación y la continua guía que reciba el niño por parte de su maestra, con el apoyo invalorable de los padres de familia. Así se forjarán vidas y mentes libres, críticas y sociables.

Foto: Aldea Educativa

Comentarios