26 de oct. de 2007

Cuentos Infantiles: Importancia de la Obediencia en los Niños

Hace ya un tiempo creamos una narración pensando en reforzar las nociones sobre la obediencia y el respeto a los demás y a los mayores en los niños.

Nos inspiramos en animales típicos de Sudamérica y desglosamos una historia sencilla en varias escenas, para luego definir las ilustraciones del caso. Te lo presentamos hoy aquí, porque creemos que puede servirte en caso estés buscando herramientas para tu programación sobre el mismo tema. Si eres mamá, nos gustaría que se lo cuentes a tu hijo en casa. Si eres maestra, puedes adaptarlo a la edad de tus niños, crearle las ilustraciones de acuerdo a tu estilo o adaptar su extensión. Aquí va y esperamos que te guste.

PIPO Y TOTI

Pipo y Toti eran muy buenos amigos. Pipo era un pato y Toti era una llama. Ellos vivían cerca de un lago muy grande.

Un día, Pipo y Toti no quisieron ir a la escuela y se fueron a jugar cerca del lago.

Pero sin que se dieran cuenta, el malvado puma Karfo los observaba escondido entre la hierba.

De repente, el puma saltó sobre Pipo y cogiéndolo con sus dientes se lo llevo lejos de ahí.

Toti regresó corriendo donde su maestra en la Escuela y le contó lo que había pasado.
"No te preocupes Toti -lo consoló su maestra- le pediremos ayuda al gran Yurno"

Yurno era un cóndor muy listo. Después de escuchar lo sucedido, batió sus grandes alas y emprendió el vuelo.

Luego de mucho volar, descubrió la cueva del puma en un cerro. Yurno aterrizó junto a la entrada haciéndole creer al puma que tenía un ala herida.

Cuando Karfo lo vió trató de cogerlo, pero cada vez que el puma avanzaba, Yurno se alejaba un poquito más.

Finalmente Karfo, lleno de rabia, dio un gran salto sobre Yurno, pero este lo esquivó rápidamente. El puma perdió el equilibrio y cayó del cerro, rompiéndose una pata.

Yurno cogió al temeroso Pipo con sus garras y lo llevó volando a la Escuela donde Toti, su maestra y todos sus amigos lo recibieron con mucha alegría.

Desde ese dia, Pipo y Toti no volvieron a faltar a la Escuela y jugaron sólo donde sus mayores pudieran verlos y cuidarlos. (Fin)
Foto: Educastur





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

2 comentarios:

  1. Anónimo6:07 p. m.

    si me gusto el cuento
    adriel agilar rodriges
    4 años

    ResponderEliminar

Los más populares