Cuidados para los Niños en la Playa


Una de las experiencias más asombrosas para los niños es el día que van por primera vez a la playa.
Quién no se ha divertido de pequeño tirando piedritas al mar o haciendo castillos en la arena mojada; correteando a las olitas de la orillas u observando atónitos los pasitos de las gaviotas y sus picoteos buscando comida. Pero esa primera visita, y las que le seguirán, deberán siempre estar acompañadas por medidas de seguridad infantil para evitar cualquier problema.

Lo primero que recomiendan los médicos es no llevar al bebé a la playa antes de que cumpla los seis meses de vida. Antes de este tiempo la melatonina, encargada de proteger a la piel contra los rayos solares, aun no está completamente desarrollada. Aun así, si decides llevar a tu hijo a esa edad, debe ser con todas las precauciones del caso. Antes de salir al paseo, aplicarle bloqueadores solares. Estos deberán ser especiales para niños, no los de adultos, y con un factor contra los rayos ultravioleta de máxima protección. Una vez en la playa, debes repetir la aplicación.

La visita no debe durar mucho, máximo una hora. Debemos estar siempre al lado del bebé, vigilando que no coma arena (si usa chupón puedes usarlo para evitar esto). Llevar una piscina inflable, de preferencia ya inflada para ahorrar tiempo. Métele algunos juguetitos y llénala con agua dulce, previamente calentada al sol, pero introduciendo al bebé en ella bajo la sombra.

La comida debe ser muy sencilla. Se recomienda llevar sólo su leche y alguna frutita aplastada en el momento, para evitar que se malogre con el calor. También abrá que vestirlo y desvestirlo, por lo que se recomienda llevar una muda de ropa más. La mayoría del tiempo deberá pasarlo debajo de una sombrilla y con bloqueador, pues la sombrilla no impide el paso de los rayos ultravioleta, y la arena y el mar los reflejan también. Si consideras estas sencillas recomendaciones, tu bebé disfrutará de un lindo día de playa...y tu con él.

Fotos: El Blog de la Mama, CMAT

Comentarios