Fundamentos del Método Suzuki

Uno de los métodos para el aprendizaje musical más famosos es el Método Suzuki. Su aplicación ha dado la vuelta al mundo, desarrollándose en hogares, escuelas, Jardines de Infancia y en locales especialmente acondicionados para las lecciones.
Para conocer más acerca de este método, aquí te facilitamos algunas de las premisas y conceptos sobre los cuáles se desarrolla.

Entorno adecuado y positivo



Tanto en las clases como en casa, se establece un ambiente positivo y agradable. El juego y la alegría proporcionan un clima adecuado para que el aprendizaje sea natural. Se respeta la individualidad de cada estudiante, evitando comparaciones con otros. Las maestras y los papás reconocen cada esfuerzo con alabanzas sinceras.

Aprendemos escuchando



Ya en el sétimo mes de embarazo, el aparato auditivo de los bebés está bien formado. Al nacer, ocuparán los primeros años de su vida en la clasificación de aquellos sonidos relevantes e irrelevantes y en la decodificación de los complicados patrones de sonido con un significado. Cualquier niño estará en capacidad de pasar satisfactoriamente por este proceso, en la medida en que se encuentre expuesto a estímulos sonoros que le hagan más simple esta tarea.

Aprendizaje por persona y por grupo



Además de recibir lecciones individuales, los estudiantes participan en clases grupales, asisten a recitales y observan las clases de otros niños. Los más pequeños aprenden de los estudiantes más avanzados y de los otros compañeros que están en el mismo nivel. A todos los niños les gusta hacer lo que ven que otros niños hacen.

Leyendo la música



La lectura musical es postergada hasta que las habilidades auditiva y técnica del niño estén bien establecidas. Al establecer como patrón en la educación musical los mismos principios del aprendizaje natural del lenguaje hablado, encontramos que los alumnos Suzuki logran dominar perfectamente la lectura musical.

Estimulación temprana



La educación del talento usualmente comienza en una edad temprana. En el método Suzuki se sugiere que los padres repetidamente toquen grabaciones de música clásica para sus bebés y niños. Se recomienda que el entrenamiento formal empiece a los tres o cuatro años de edad.

Apoyo paterno



Como cuando un niño aprende a hablar, los padres Suzuki están involucrados en el aprendizaje musical de los niños. Ellos les ofrecen apoyo emocional, asisten a las lecciones para acompañarlos y para poder servirles de maestros en casa durante la semana. Los papás trabajan con el maestro para lograr un ambiente de aprendizaje agradable y compartir las experiencias musicales de su hijo.

Repertorio musical



El repertorio básico aplicado para los instrumentos sigue un orden planificado, donde cada pieza nueva agrega sólo un rasgo técnico o musical nuevo. Muchas de las primeras piezas son comunes a todos los instrumentos. Paulatinamente, el repertorio es ampliado a otras piezas musicales, que pueden ser canciones que el niño escucha en su entorno, música de su propia creación, o piezas escogidas para desarrollar habilidades técnicas, como también para reforzar la lectura y la cultura musical.

Comentarios