31 dic. 2007

Campamentos Infantiles

El contacto con la naturaleza es imprescindible para desarrollar en los niños una conciencia ecológica y que resalte la importancia de respetar, valorar y disfrutar del medio ambiente.
En estos tiempos, en los que se están confirmando los efecto dañinos del hombre sobre el planeta, se hace aun más imperativo el inculcar estos valores a quienes deberán revertir el daño hecho por sus padres y abuelos.

Un campamento es una manera muy sana y divertida de promover estas nociones, pues pone al niño en contacto directo con el entorno, haciéndole ver que la naturaleza esta cerca de él y no sólo en los cuentos o en la televisión. Entre los temas que se pueden desarrollar durante un campamento están aquellos relacionados con la vida al aire libre, hábitos de higiene, cooperación entre compañeritos, cuidado del entorno, construcción de refugios, preparación de la comida, etc.

Esta actividad puedes programarla, ya sea para tu aula o -siempre en coordinación con la Directora y los papás- para todo el Nido o Jardín de Infancia, durante un fin de semana (de preferencia de sábado a domingo). Se debe definir previamente el club campestre o la zona donde se hará, el transporte, los costos, etc. La salida podría ser muy temprano por la mañana del sábado y el regreso al terminar la tarde del domingo.

Sobre qué cosas llevar, se solicitará a los papás que preparen para sus hijos los equipos básicos de rancho (artículos e insumos de merienda), de aseo, de ropa y de artículos para las carpas. En diversos momentos de estos días se pueden organizar además algunos juegos en los que los pequeños interactuen con la naturaleza, entre los cuales te brindamos algunas sencillas sugerencias:
  • Las escondidas: La maestra, de espaldas a los niños, contará hasta cinco lentamente. Los niños deberán esconderse detrás de los árboles, arbustos, carpas, etc. Al terminar de contar, la maestra voltea y nombrará a un niño que se retirará a un lado. El resto de niños seguirá escondido, la maestra volverá a contar y cada vez los niños irán avanzando y escondiéndose, hasta llegar a una "meta" (cerca del árbol de la maestra). Gana el niño que llega primero.
  • Siguiendo el rastro: Se dividen a los niños en grupos, al mando de un adulto. Se colocan huellas de cinco colores (uno por animal) en el suelo. Al final de las huellas un adulto estará escondido haciendo el papel de lobo, ardilla, conejo, etc. Cada huella señalará hacia dónde está la siguiente. El grupo que obtenga todas las huellas (de número reducido) y descubra al animal, será el grupo ganador.
  • Ruidos misteriosos: Los niños se forman en grupos, a cargo de un adulto. Otros adultos, escondidos, harán diferentes sonidos con pitos, ollas, rugidos, maracas, etc. Cada grupo tendrá una libretita con una lista de sonidos, incluyendo algunos que no se oirán. Deberán ir anotando cuáles oyen. El grupo que haya escuchado y anotado más será el ganador.
Dentro de lo posible y tomando las previsiones del caso, los niños pueden colaborar con las labores propias de un campamento. Además se pueden incluir caminatas, recolección de elementos naturales (con la supervisión necesaria frente, por ejemplo, a los insectos), cantos, observación de aves, títeres, elaboración de banderines, modelaje con barro, etc. Al día sigueinte se realizará una sencilla evaluación en el aula, conversando sobre la experiencia vivida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

2 comentarios:

  1. Anónimo4:46 p.m.

    Me va a servir para el jardin muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:55 a.m.

    ME GUSTARON LAS TOMARE PARA EL JARDIN DE NIÑOS

    ResponderEliminar

¡No seas tímid@, comenta!