14 dic. 2007

Fábulas sobre el Dinero: Ambición, Ahorro y Solidaridad

Aquí te mostramos dos relatos cortos que pueden serte de gran utilidad para desarrollar el tema del dinero, usos e importancia, entre los niños, además de los valores y antivalores que se asocian. La idea es centrarse en la noción principal.
Es de suponer que nuestra experiencia nos puede hacer evaluar más críticamente estas fábulas, pero ese no es el objetivo ni su relevancia en la programación para un Jardín de Infancia. También se puede complementar con ejercicios de matemática en clase. Aquí están las dos historias, que hemos preferido dejar en su original y sabrosa construcción, la cual puedes adaptar de acuerdo al nivel de tus niños:

La Gallina de los Huevos de Oro



Erase una gallina que ponía/un huevo de oro al dueño cada día./Aun con tanta ganancia mal contento/quiso el rico avariento/descubrir de una vez la mina de oro,/ y hallar en menos tiempo más tesoro.


Matóla; abrióla el vientre de contado; /pero, después de haberla registrado,/ ¿qué sucedió?. Que, muerta la gallina,/perdió su huevo de oro y no halló mina./¡Cuántos hay que, teniendo lo bastante,/ enriquecerse quieren al instante,/abrazando proyectos/a veces de tan rápidos efectos,/que sólo en pocos meses,/cuando se contemplaban ya marqueses,/contando sus millones/ se vieron en la calle sin calzones!


(Samaniego)

La Cigarra y la Hormiga



Cantando la Cigarra/pasó el año entero,/sin hacer provisiones/allá para el invierno.
Los fríos la obligaron/ a guardar el silencio/ y a acogerse al abrigo/ de su estrecho aposento.
Vióse desproveída/ del precioso sustento:/ Sin mosca, sin gusano, / sin trigo y sin centeno.
Habitaba la Hormiga/ allí, tabique en medio,/y con mil expresiones/ de atención y respeto,/ la dijo: "Doña Hormiga,/ pues que en nuestro granero/ sobran las provisiones para nuestro alimento, /prestarme alguna cosa/ con que viva este invierno/ esta triste cigarra,/ que, alegre en otro tiempo,/ nunca conoció el daño,/ nunca supo temerlo.


No duden en prestarme;/ que fielmente prometo/ pagaros con ganancias, por el nombre que tengo".
La codiciosa Hormiga/ respondió con denuedo,/ ocultando a la espalda/ las llaves del granero:
"Yo prestar lo que gano/ con un trabajo inmenso!/ Dime pues, holgazana,/ ¿qué has hecho en el buen tiempo?"


"Yo -dijo la cigarra- a todo pasajero/ cantaba alegremente,/ sin cesar ni un momento"
"Hola!, ¿conque cantabas/ cuando yo andaba al remo?/ Pues ahora, que yo como,/baila, pese a tu cuerpo"


(Samaniego)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

3 comentarios:

  1. Anónimo6:53 p.m.

    ME GUSTARON MUCHOOOO ESTAS FABULAS SE LOS RECOMIENDO BESOSSSSSSSSSSSS A TODOS BAYYYYYYYY LOS QUIEROOOOOOOOOOOOO Y LAS QUIEROOOOO COMO AMIGOSSS ATT DIANA

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:44 p.m.

    esta muy interesante y grasioso

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:44 p.m.

    genial y super

    ResponderEliminar

¡No seas tímid@, comenta!