4 ene. 2008

Hierro evita Anemia Ferropénica y Bajo Rendimiento en los Niños

Uno de los minerales más importantes y que siempre debe estar presente en la alimentación de los niños es el hierro, pues previene la anemia y el bajo rendimiento intelectual.


Recientemente un estudio del Departamento de Pediatría de la Universidad de Rochester (Nueva York), confirmó que los niños con déficit de hierro obtienen peores resultados en pruebas matemáticas que aquellos niños sin déficit de hierro. La investigación puso en evidencia que no sólo obtenían malas notas los niños con anemia ferropénica -el déficit más grave de hierro-, sino todos aquellos que en los análisis demostraban algún nivel de carencia de este mineral.

El organismo de los niños contiene unos 3 a 4 gramos de hierro, componente fundamental en numerosas funciones vitales. Una de las más importantes es su unión con la hemoglobina, la proteína de los glóbulos rojos que permite transportar el oxígeno a todos los tejidos del organismo, incluyendo el cerebro.

Todo el hierro que tenemos proviene de la alimentación. Por eso, es necesario que los niños consuman alimentos ricos en hierro, para mantener buenos depósitos en su interior. Si no se consume suficiente hierro, las reservas irán disminuyendo poco a poco, apareciendo finalmente la anemia ferropénica. Sus síntomas más frecuentes son fatiga, debilidad, apatía y palidez, entre otros. También se ha podido determinar que la carencia de hierro puede asociarse con una disminución del rendimiento escolar y físico, así como perturbaciones en el sistema inmunológico del niño.

En los alimentos, el hierro se puede encontrar en dos formas distintas. Por un lado esta el hierro "hemo", presente en los de origen animal, mientras que el "no hemo" se encuentra en los de origen vegetal. Los alimentos como el hígado o las carnes rojas son los más recomendados, ya que es a través de ellos que nuestro organismo, en especial el de los niños, absorben el mineral con mayor facilidad.

Una buena opción es el paté de hígado de cerdo, en cantidades pequeñas. Según especialistas del GENA (Grupo de Estudios en Nutrición y Alimentación), el paté elaborado a partir del hígado de cerdo, aporta todas las propiedades nutricionales de sus componentes, con la ventaja de que es más cómodo y agradable de consumir. Así, 100 gramos de paté de cerdo pueden cubrir hasta el 40% de la dosis diaria recomendada de hierro. Si a todo ellos añadimos el consumo de frutas ricas en vitamina C -que ayuda a la absorción del mineral- optimizaremos al máximo la nutrición que le brindamos a nuestros niños.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!