29 ene. 2008

La Curiosidad y la Enseñanza de las Ciencias en el Kinder


La curiosidad es la base de la actividad científica. Y es sabido que una de las principales características de los niños es su insaciable curiosidad. La investigación que hacen de todo lo que les rodea es la esencia misma de la actividad científica básica.
En el Kinder muchas de las maestras vacilamos en enseñarles ciencia a nuestros niños, pensando que no conocemos lo suficiente sobre el tema. La verdad es que no es necesario saberlo todo para iniciar un trabajo de ciencia con los niños. A medida que se avance en las diferentes actividades, iremos construyendo un mejor conocimiento propio sobre el tema, junto con los niños.

Hay lugares en los que se entrega a las maestras un programa de ciencia ya listo para ser aplicado. Pero es recomendable utilizarlo más como guía o sugerencia de actividades. Las maestras deben tener total libertad para elegir los temas que les agraden trabajar, para explorar y reunir las fuentes.

La mayor fuente de inspiración para las actividades de ciencia en el aula deben surgir de las propias preguntas que formulen los niños. Estas deben ser escuchadas y respondidas con sinceridad. Si no sabes la respuesta, es mejor decir "pues no lo sé, averiguemos". Si sabes la respuesta, no la respondas apresuradamente; permite que tu niño descubra la respuesta por sí mismo primero.

También podemos usar las preguntas para guiarlos hacia respuestas a varias interrogantes: ¿A qué sabe? ¿ Qué puede hacer ese ruido? ¿ Tiene aroma?, etc. El vocabulario también se desarrolla cuando los niños responden preguntas. Es muy importante para los pequeños el hablar y hacer, es decir que, cuando observen algún acontecimiento (nacimiento de tortuguitas de sus huevos, por ejemplo) animarlos a hablar sobre esto, a que lo describa, que le encuentre explicaciones en sus propias palabras. También hay que ayudar al niño a que busque relaciones de indentidad, causas y efecto, diferencias, comparaciones. Esto le ayudará a clasificar y ordenar las cosas de una manera comprensible para él.

Recuerda que, a diferencia de una exposición dirigida para adultos, la enseñanza de la ciencia a los niños debe basarse siempre en el hablar y hacer; de otra manera no tendrá sentido para ellos, y menos aun merecerá su atención por mucho tiempo. La ciencia es fácil de enseñar a los niños y muy agradable, debido a que sintoniza con su principal afán: sus ansias por saber, entender y aprender.

Foto: Kompan


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

1 comentario:

  1. mucha razón

    yo estoy un poco disconforme con mi educación primaria e inicial porque me enseñaron muy poca ciencia

    yo por suerte fui un niño curioso y no perdí mi curiosidad, la desarrollé pero no fue gracias a los maestros

    cosa que me apena mucho porque podria haber desarrollado mucho más mi entendimiento de la realidad desde mas pequeño... o muchos compañeros mios terminaron por perder la curiosidad innata.. tomando el conocimiento y aprender como algo negativo y tedioso!

    yo me hacía muchas preguntas sobre la naturaleza pero en la escuela no las expresaba porque no se me ocurría, no creaban las condiciones para que se las expresara
    por esa forma de enseñar unidireccional que tan poco nos hace pensar a nosotros los alumnos

    el mundo sería un mejor lugar si la educación inicial y primaria contemplara la inmensa capacidad de los niños, para lograr desarrollarla

    Recomiendo a todos los educadores leer a paulo freire

    ResponderEliminar

¡No seas tímid@, comenta!