7 ene. 2008

Molestias Comunes Durante el Embarazo

Son 40 semanas. Cada una de ellas parece un año en las primeras etapas de la gestación. Pero al final, como todo en la vida, parecen haber pasado como un suspiro. Son nuestros miedos y angustias los que hacen que este tiempo pase más lento. Con un adecuado conocimiento de algunas de las molestias más comunes del embarazo, podremos llevarlo con la tranquilidad de que el nuestro es uno más de aquellos.

Várices: Es el resultado de una predisposición congénita, que puede intensificarse a medida que avanza el embarazo, favorecida por la compresión que el útero ocasiona sobre la vena cava, entre otras. Empeora al estar de pie por mucho tiempo, por obesidad o multiparidad (más de 1 parto). Los síntomas varían desde transtornos estéticos y malestar ligero al final del día, hasta malestar intenso que requiere reposo prolongado.

Edemas en los Pies: Hinchazón debida a la compresión del útero sobre la vena cava, que dificulta el retorno de la sangre por la vena desde los miembros inferiores. Aparece al final del día y desaparece con el reposo. Mejora con la elevación de las piernas.

Caída del Cabello: No existe prevención ni tratamiento, es un fenómeno transitorio que desaparece tras la gestación.

Eritema Palmar: Enrojecimiento difuso de las palmas de las manos y dedos, que puede ser causado por predisposición familiar o por el aumento de estrógenos. Desaparece después del parto.

Hiperpigmentación o Cloasma: Se da principalmente en la cara y se debe al incremento de una hormona que estimula la pigmentación de la piel. Debe evitarse el sol en el rostro y usar cremas protectoras. También se va con el parto.

Estrías: Aparecen sobretodo al final de la gestación, que es cuando la piel se estira más. Predomina en el abdomen, mamas y caderas. Al principio tiene una coloración rojo-azulada, para después tomar un color blanco perlado y brillante. Se producen por la distensión de la piel, con rotura de las fibras de colágeno. No existe prevención ni tratamiento, pero las cremas hidratantes (de preferencia naturales y antialérgicas) podrían ayudar.

Prurito o Picazón: Su causa es desconocida, aunque es muy probable que se deba al estiramiento de la piel. No existe prevención. Su tratamiento consiste en aplicar emulsiones con aceite de oliva, o agua de limón con mentol, o emolientes suaves en la zona afectada.

Es importante que una vez reconocidas estas molestias, normales en todo embarazo, tratemos de no preocuparnos por ellas en exceso. Eso sí, nunca olvidar que lo más recomendable es acudir siempre a la consulta del médico especialista ante cualquier manifestación. Esta vez podrás ir mucho más tranquila a ella.

Tags Blogalaxia: , , , .

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!