15/2/2008

Los dulces y los niños: ¿Qué tiene de malo?

Contra lo que dice el refrán, no es tan fácil quitarle un dulce a un niño, sobretodo cuando hemos sido los propios padres los que le hemos educado en usar el dulce como único alivio a sus necesidades.

Antes que nada, hay que entender que los dulces no son enteramente malos, ya que proporcionan la energía que el cuerpo necesita para continuar. Pero hay dos cosas que debemos tener en cuenta cuando le damos un dulce a nuestro hijo: Cuándo se lo damos y por qué se lo damos.

Se sabe que el cuerpo de un niño necesita consumir hidratos de carbono (que producen azúcar) hasta que estos representen el 50% del total de nutrientes que consume diariamente. El problema aparece cuando se consumen de manera desordenada. Hay un mecanismo de regulación del apetito que se llama la hipoglicemia, que nos genera la sensación de hambre en la mañana y en la tarde. Los dulces elevan los niveles de azúcar en la sangre hasta lograr un grado de glicemia considerado normal, con lo que se anula la sensación de apetito. Si un niño consume bizcochos, chocolates, galletas y todo tipo de dulces en la mañana, es lo más normal que a la hora del almuerzo no tenga hambre. Puede que no varíe su peso pero estará privándose de otros nutrientes que su cuerpo necesita, como las proteínas, grasas, minerales y vitaminas.

Por otro lado, si nos hemos acostumbrado a darle dulces a nuestro hijo para calmarlo cuando estaba intranquilo, o cuando queríamos que hiciera o no hiciera algo, pues no nos sorprendamos de que suelan recurrir a ellos; a los niños les gusta mucho repetir sensaciones y experiencias agradables. Cuando nuestro hijo nos pida dulces, lo primero que debemos pensar es por qué lo pide; qué es lo que está pidiendo en realidad: Compañía porque se siente solo, quiere entretenerse, una caricia, un espacio mayor para su actividad vital.

Los dulces están por todas partes, por lo que sería inútil tratar de borrarlos de sus vidas. Pero sí podemos restringirlos, disminuyendo su consumo entre comidas, distrayéndolos con otras actividades y brindándole nuestra cercanía y afecto. Dárselos después de las comidas sí, pero no como premio por comerse lo anterior; estaríamos formando la idea de que la comida es lo malo y el dulce lo bueno. Todo esto, teniendo en cuenta que no habrá un cambio radical de la noche a la mañana; todo vicio es fácil de adquirir pero difícil de quitar.

¿Y no será que los que más gozamos dándoselos somos nosotros, a pesar de saber que les hacemos un daño? Hagámos un esfuerzo y privémonos de ese pequeño "placer". Seguro que será por su bien.

Fotos: More4kids, Chupa Chups

Tags Blogalaxia: , , , , , .





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

13 comentarios:

  1. tengo una hija de dos años, nunca le he dado chocolate a provar! una vez un medico que la vio por emergnecia (que no es mi pediatra) me dijo le diera chocolate ya que esto era normal! me parecio una locura ya que mi verdadero pediatra me recomendo no darle a conocer los dulces! estoy confundida y ne gustaria saber si es cierto y si estoy haciendole daño cuano no le doy a provar un pedazo de torta de chocolate?

    ResponderEliminar
  2. Lizeth:
    Por lo que cuentas tienes dos pediatras en posiciones extremas. Lo mejor en estos casos siempre es el término medio. Es decir, sí puede darle chocolates, pero de manera controlada y excepcional; no hacerlo como rutina sino en situaciones o eventos importantes y en los que no se pueda evitar, como las fiestas infantiles. De todas formas vigila que no coma demasiado.
    Incluso así, a mi hija le dio alergia (su rostro se puso rojo por un día) al comer unas galletas cubiertas de chocolate con grageas de colores. Por lo menos ahora sí sé cual es la golosina que no debe comer nunca!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:16 p. m.

    tengo un sobrino de dos años y cada vez q le dan algo dulce se pone isterico, se trastorna y se pone inquieto, quiero saber por que, no entiendo por que se pone asi

    ResponderEliminar
  4. Altos niveles de ázucar suelen tener ese efecto. A nuestros hijos les sucede con los chocolates. Tu hijo aun es muy pequeño, no neesita del dulce. Pero ya lo probó, así que lo mejor sería que lo mantengas reservado para situaciones muy especiales y esporádicas, como la fiestas infantiles. A esto se suma el elevadísimo nivel de dulzor de las golosinas y jugos de caja que se comercializan hoy. Al estar expuestos a estos sabores, los niños tienden a sentir que un buen jugo natural es insípido, perdiendo una gran oprtunidad de nutrirse bien. Hay incluso estudios en Gran Bretaña que relacionan directamente algunos insumos de estos jugos con la hiperactividad o déficit de atención

    http://mikinder.blogspot.com/2007/11/fsa-preservantes-y-colorantes-causaran.html

    Un gran abrazo y gracias por seguirnos!

    ResponderEliminar
  5. veronica6:02 p. m.

    buenas tardes leyendo acerca de las golosinas en los niños. es cierto que las golosinas vulven violentos a los niños ?? mi cuñada lo escucho cuando fue a una escuela de padres, mi pequeña tiene 3 años y no entiendo por que es muy agresiva, cuando algo le molesta sule responder con un golpe la verdad ni i esposo ni yo le levantamos la mano le llamamos la atencion si,ni siquiera discutimos en su delante, pero si le damos golosinas, sera eso ???? sra las golosinas

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:34 a. m.

    mi hija tiene un año y cada vez que salgo tengo que llevar dulces porque se pones fastidiosa en el carro.... esta mal eso?

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:33 p. m.

    y que haye de los compuestos químicos que tienen??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos de estos compuestos son muy dañinos. Si lo deseas puedes leer este artículo que hicimos sobre la tartrazina: http://mikinder.blogspot.com/2012/10/la-tartrazina-revisa-la-etiqueta-y.html
      Gracias por leernos... y anímate a suscribirte!

      Eliminar
  8. Anónimo9:46 p. m.

    "Antes que nada, hay que entender que los dulces no son enteramente malos, ya que proporcionan la energía que el cuerpo necesita para continuar"....qué????? esto es falso!! de qué estudio se saco esto.. por favor sean mas responsables! que fachada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entendemos tu sorpresa, pero en realidad si existen artículos y estudios sobre el tema:

      http://bit.ly/GW3fxt
      http://bit.ly/JWXe5i
      http://bit.ly/1emsqZs
      http://bit.ly/QVkUvp

      La energía es necesaria para el cuerpo y las golosinas la tienen; eso no quiere decir que sean una panacea nutritiva, todo lo contrario: no aportan nada más que energía.

      Eliminar
  9. Anónimo6:51 p. m.

    asisto a una escuela donde los niños son inmanejables..hiperactivos y violentos.presiento q les afecta en demasia el cobsumir golosinas desde que ingresan hasta que salen dde la escuela.las maestras se lo venden y les permiten consumirlos en el salon..es una barbaridad!! y se preguntan "que hacer por la mala conducta que tienen?!" yo estoy hace un mes y estoy segura que el problema es ese..

    ResponderEliminar
  10. Es muy posible que las golosinas tengan mucho que ver. Pero centrarse en, por ejemplo, prohibir que coman golosinas en el colegio, no sería una solución completa. Es necesario además conocer su realidad familiar, condición económica, personalidad, accesorios tecnológicos disponibles, etc. Por otro lado, permitir un consumo indiscriminado es un exceso, no sólo por promover el desorden, sino problemas de salud. Sería bueno que converses con la profesora o con la directora.

    ResponderEliminar

Los más populares