13 jun. 2008

Lo que toda mamá debe tener en el botiquín de casa

Como mamás que ya ha vivido la experiencia de tener a sus hijos enfermos, desde simples resfríos hasta eruptivas y accidentes, podemos tener una idea de lo que se utiliza con mayor frecuencia en casa para diversas dolencias.


Para esto, hemos revisado las recetas e indicaciones que los doctores nos daban a la hora de acudir a la consulta. A veces es más fácil ubicar los productos por su nombre comercial que por su función, por lo que éstos nos servirán para precisar mejor de que medicamentos estamos hablando.



Antihistamínicos



Son aquellos que sirven para tratar o reducir los variados síntomas de las alergias. Hisaler o Cloroalergan son algunos ejemplos. Pide siempre la versión pediátrica, en gotas o jarabe, según la indicación del doctor. Generalmente son recetados para administrarse antes de dormir, para así proporcionar al niño un alivio de la flema, narices tapadas o la tos, propias de los resfríos cada vez más severos de hoy en día.

Antipirético y contra el dolor


Son los que sirven para reducir la fiebre. Muchos doctores los recetan para bajar la temperatura del niño cuando esta excede los 38ºC, generalmente en procesos virales. También se suministran para aliviar el dolor. El Panadol pediátrico (cajita rosada) y el Doloral son algunos ejemplos. El Panadol antigripal es de recetado restrigido a casos muy puntuales.

Descongestionantes


Para niños, se recomiendan de manera muy restringida, y mayormente en gotas nasales. Para los más pequeños, se recetan productos como el Apasil, que no son otra cosa que cloruro de sodio (sal) disuelto. La mayoría de casos no son necesarios y basta con un buen antialérgico, además su administración es difícil.

Antibióticos


Sus potenciales efectos como debilitadores del sistema inmunológico en formación del niño, hacen que sean recetados en casos muy necesarios, como el Velamox (amoxicilina) en polvo. Recuerda que estas suspensiones orales tienes un corto tiempo de vida y su preparación debe hacerse siguiendo al pie de la letra las instrucciones adjuntas.

Para los ojos


De mayor demanda en temporada cálida, donde se da con mayor frecuencia los diversos tipos de conjuntivitis. La Terramicina en crema es uno de ellos. Su administración puede ser algo complicada (a nadie le gusta que le metan cremas en los ojos!) pero efectivas. Usualmente acompañan a otros productos en gotas.

Además, hay que contar siempre con gasas, algodón, alcohol (de 70º), agua oxigenada, termómetro, entre otros. Revisa cada cierto tiempo la fecha de expiración de los productos y descarta los que ya estén pasados. Así sabrás con tiempo cuál debes reemplazar en tu botiquín, para tenerlo siempre completo.

Recuerda sin embargo que, aunque hemos abarcado lo básico de un botiquín para un hogar con niños, cada niño es único y un caso diferente, por lo que no deberás obviar en ningún caso la necesaria consulta con el médico especialista antes que nada, para recibir las indicaciones precisas.


Foto: Infancia Segura

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

1 comentario:

  1. Yo quizá le añadiría algo para quemaduras, así lo aplico antes de llevarlo al médico.
    También podemos añadir los teléfonos de nuestra farmacia favorita.

    En general muy útil el blog, felicitaciones.

    Solo me queda "criticar" el título del post, ya que los padres deben (o deberían) involucrarse en esto.

    Saludos!

    ResponderEliminar

¡No seas tímid@, comenta!