11 nov. 2009

Los adornos de navidad y las alergias

La gran variedad de artículos navideños, sus bellos diseños y alegres colores son uno de los mayores atractivos en estas fiestas. Sin embargo, es bueno también estar al tanto de que, así como el gran volumen de las ventas navideñas son aprovechadas para ofrecer juguetes tóxicos, también se nos pueden pasar algunas compras dañinas para la salud de nuestros hijos a la hora de decorar la casa para navidad.


Con sólo echar un rápido vistazo a los escaparates y vitrinas de algunas tiendas, se pueden descubrir algunos de ellos. Aquí algunos ejemplos:
  • Nieve artificial. Este accesorio está hecho principamente para cubrir los árboles de navidad. Muchos aun se siguen fabricando con fibra de vidrio, la cual se hace como una especie de pelusa y puede ser inhalada por los niños, causando complicaciones. Puedes producir el mismo efecto decorativo con otros materiales, como las gasas ornamentales.
  • Los calcetines de Papa Noel, y otros artículos hecho del material conocido como polar, o ligeramente agamuzados. Atrapan el polvo y no son fáciles de limpiar.
  • Muñecos de cera y velas. Si bien causan poca alergia, suelen ser confundidos por los niños más pequeños como algo para morder. Lo recomendable es que los coloques en lugares altos, como por ejemplo sobre la chimenea o en estantes.
  • Peluches navideños, Papa Noeles de largas barbas. Ambos retienen gran cantidad de polvo y pocos son lavables, debido a que llevan sus detalles pegados. Si a pesar de eso los llevas, verifica que su pelo no se suelte fàcilmente.
  • Pasto para pesebre. Este pasto artificial siempre termina cayendo del nacimiento y esparciéndose por el suelo. Está cortado en pedacitos que pueden volar fácilmente a la menor brisa. Se recomienda por ello armarlo lejos de ventanas y corrientes de aire. Hay además otras opciones para el piso de este arreglo navideño, como telas verdes, madera o nacimientos de una sola pieza.
  • Pintura tóxica. Desconfía de todo adorno con olor penetrante o dulce, o de colores vivos o fluorescentes. Lo más probable es que este pintado con pintura tóxica. Esta pintura no requiere estar en contacto directo con ella para afectar a los niños, su toxicidad se transmite por el aire.
  • La escarcha, conocida también como purpurina o brillantina, se encuentra en muchos de estos detalles decorativos. Incluso se vendes en ampolletas con tapitas de corcho que pueden estar al alcance de los niños. En alguna oportunidad habrás notado como tu hijo se llena la cara y las manos con ella al hacer sus trabajos del Jardín. De la misma forma este material puede pegarse en las fosas nasales o incluso más adentro, causando molestias respiratorias. Existen para ellos adornos que tienen el brillo "incorporado" y no pegado, como en este caso; prefiérelos.
Imagen: El Heraldo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!