19 may. 2011

Cambiando del biberón al vaso con boquilla para leche

El biberón es un accesorios que los pediatras recomiendan para los bebés, en caso no puedas amamantar a tu hijo y cuando aun no cuenta con todos sus dientes. Pero llega cierta edad, que varía según las obervaciones y opinión de tu pediatra, en que se hace necesario pensar en cambiar a vaso con boquilla.




Este cambio es necesario para promover la independencia de tu hijo, al mismo tiempo que se reduce el riesgo de caries al quedarse dormido y problemas al paladar que algunos estudios señalan como consecuencia del uso prolongado del biberón, entre otros riesgos.

Pero para hacer este cambio, en el caso del vaso con boquilla, debes tener en cuenta algunas cosas:
  • Hacer el cambio de manera gradual, empezando por la leche de la tarde que es la más fácil de manejar.
  • Usa la misma cantidad de leche. Para eso debes encontrar un vaso que pueda contenerla.
  • Algunos vasos tienen señaladas las medidas. Para los que no, llena el biberón y vierte su contenido en el vaso. Luego observa algun detalle o relieve del vaso con boquilla que te sirva de guía en adelante.
  • Fíjate si el vaso con boquilla es apto para microondas o no. En algunos vasos el contenedor sí es apto, pero la tapa no. Aunque lo ideal es no calentar nada en microondas, incluido el biberón.
  • La boquilla debe ser suave. Hay algunas que tiene cobertura suave reponible.
  • Cuida lavarlo bien, sobretodo la tapa por dentro, donde la leche puede acumularse y producir sarro.
  • Es mejor que le des la leche a tu hijo cómodamente sentado, pues así podrá controlar mejor pasar la leche.
  • Dale trago a trago al principio, retirándole el vaso cuando sientas que llenó la boca. A veces hacen "trompita" o levantan la cabeza para avisar esto.
  • Anímalo a pasar y chupar, pasar y chupar. Observa su cuello para ver si pasa al mismo tiempo que toma. Esto puede tomar algún tiempo y debes ser paciente.
  • A la mitad del vaso, puede dar señales de llenura. Es probable que tenga gases. Frótale la espalda o déjalo que camine un rato para que se alivie. Si al reanudar la toma insiste con la sensación de llenura, suspende la toma de leche.
  • Trata que sea tu hijo el que coja el vaso. Pueden hacerlo los dos y poco a poco dejar que él sienta y controle todo el proceso.
  • Acompaña estos cambios con algunas recompensas para reforzarlo.
Imagen: Suavinex.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!