20 oct. 2011

No todo lo que encuentra tu hijo en el parque es peligroso

No se puede predecir lo que atraerá la atención de los niños en un parque. Pero sí podemos indicarles que hay cosas que no deben recoger para no ensuciarse ni enfermarse. Debes asegurarte que es un parque bien cuidado y llevar un botiquín sencillo.



La idea es que tus hijos experimenten libremente el parque, sin sentir que el peligro los rodea. Será una bonita forma de que interactúen y aprendan a respetar a la naturaleza y a sentirse parte de ella.

Insectos: si no pican, no hay problema; como las mariquitas, los chanchitos de tierra o bichos bolita, pero no permitas que los hagan sufrir. Verifica que no hayan telas de araña ni hormigueros o filas de hormigas cerca. Lo ideal es aplicarles repelente contra insectos antes de ir al jardín.


Plumas: se sabe que las palomas transmiten algunas enfermedades y que ciertos bichos se alojan en sus plumas. Y aunque lo mejor es evitar que las recojan, puedes permitirlo con tu supervisión, evitando que se las pasen por la cara y eligiendo las plumas que no se vean maltratadas.


Piedras: las lisas, porque las rugosas pueden causarles heridas. Incentívalos a que las agrupen por colores, tamaños, que hagan figuras con ellas, etc. Si quieren llevarlas a casa (es lo más probable) que elijan unas pocas como tesoro. En casa las lavarán y guardarán o podrán pintarlas con témperas.


Hojas: No hay mayor peligro, mientras se aseguren primero que no hay ningún insecto protegiéndose del sol bajo ellas; esto pasa con las hojas más grandes. Igual que las piedras, puede servir después para hacer manualidades en casa.


Eso sí: nada de coger basura, verificar que el suelo esté seco y sin heces de animales cerca y lavarse bien las manos al regresar a casa.

Imagen: Ratgeber, PlanetEarth, BirdLovers, SantaJuliana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo contigo que es muy beneficioso para los niños salir al aire libre. Además de aprender a interactuar y respetar la naturaleza, como bien dices en tu artículo, es muy beneficioso para mejorar la visión de los más peques pudiendo disminuir el riesgo de miopía un 2% por cada día de la semana que un niño pasa expuesto a la luz del sol. Lee este artículo y verás: http://op-magazine.com/2011/11/los-espacios-abiertos-ayudan-a-mejorar-la-vision/

    ResponderEliminar

¡No seas tímid@, comenta!