5 nov. 2012

Cuentos infantiles para la autoestima: Jetro, el avioncito valiente

Jetro era un avioncito que vivía en una pequeña pista de aterrizaje en el campo construida para recibir aventureros, investigadores y doctores.

Todos los días, Jetro salía de su hangar muy temprano. Dando graciosos tumbos despegaba y se lanzaba a volar, aunque siempre lo hacía muy bajito. Nunca perdía de vista el pequeño aeropuerto ni alzaba el vuelo más que lo necesario para ver con claridad a un conejo cruzando por la cerca.


Jetro soñaba con volar como sus hermanos mayores. Los veía salir en formación de tres a gran velocidad. Tomaban altura rápidamente y dibujaban las figuras más hermosas con sus humos de colores. Eran un verdadero espectáculo.

Pero el pequeño avioncito temía encontrarse con fuertes vientos o perderse entre colinas o nubes si hacía lo mismo.

Un día en que nuestro amigo soñaba con recorrer nuevos lugares, distinguió a lo lejos un pequeño punto luminoso que se acercaba trazando desordenadas líneas sobre el cielo, como si fuera el diestro pincel de un artista.

"Va volando muy bajo y hacia el sureste - pensaba Jetro -. Perderá la pista!".

En efecto, aquella era una avioneta en problemas. Sus motores habían fallado y se incendiaban debido a un cortocircuito. Había que dar la alarma.

Pero todos sus hermanos aviones habían salido a sus vuelos de rutina y Jetro estaba solo; completamente solo.

No sabía que hacer. No había a quién avisar y para cuando regresara con ayuda, la avioneta ya se habría estrellado. Entonces Jetro, armándose de gran valor, se lanzó al rescate. Con rapidez alzó el vuelo y se niveló con la avioneta lo mejor que pudo. La pequeña estaba aterrada, y el negro humo que despedía de sus motores le estorbaba la vista.

- Sígueme por aquí! - le gritaba Jetro. Pero la pobre avioneta sólo iba de aquí para allá y de arriba abajo sin poder verlo, amenazando con chocar con el avioncito si este no se cuidaba. Unas veces rasaban el suelo a pocos metros, para luego empinarse hasta llegar a gran alturas, pero Jetro no se despegaba de su lado.

Al notar que no podía verlo, Jetro decidió guiarla dándole instrucciones sin cesar: Altura dos mil pies, dirección suroeste cinco grados, endereza, ángulo tal, presión tal, etc.

El tiempo se agotaba. La pista de aterrizaje ya estaba a pocos metros. En el momento preciso, Jetro le dió la señal para bajar el tren de aterrizaje, desplegar sus frenos y parar.

-Gracias! - le suspiró la aliviada avioneta - Muchas gracias por salvarme!. Eres un valiente!

Jetro estaba agotado por la angustia, pero se sintió renacer al escuchar a la avioneta que había rescatado. Al poco tiempo llegaron sus hermanos y todos coincidieron en que Jetro había realizado un gran acto de valor.


Para homenajearlo, todos los aviones encendieron sus turbinas que le sonaron a trompetas de triunfo al pequeño héroe. Se le construyó su propio hangar y se le obsequió una placa en premio a su valor.

Desde entonces, y como todas las mañanas, Jetro sale muy temprano a volar, esta vez cruzando nuevas colinas y surcando nuevos cielos, maravillándose cada vez que ve el horizonte curvarse bajo sus alas.

Imágenes: MercadoLibre, Cohitre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!