12 feb. 2013

Cómo prevenir la aparición de hongos en tu hijo

Los hongos pueden aparecer en los niños en cualquier momento y si no los tratamos a tiempo puede haber llegado para quedarse.



Los hongos son muy difíciles de eliminar si no acudimos al pediatra o dermatólogo apenas los descubrimos.Al principio el propio cuerpo lucha contra el hongo, pero si no puede deshacerse de él ni recibe ayuda termina por “resignarse” a llevarlo; es lo que se llama la recurrencia.

Por eso, es necesario prevenir siempre su aparición y observar la piel de nuestro hijos cada vez que los bañamos o cambiamos. Una vez terminado el tratamiento, debes volver al médico para una nueva revisión y decidir si hace falta un tratamiento de refuerzo.

Cuando revises a tu hijo y encuentres zonas enrojecidas entre sus dedos del pie, axilas, ingle o cualquier otra señal que te parezca sospechosa, debes llevar a tu hijo a consulta con el pediatra de inmediato.

En un artículo anterior ya te habíamos adelantado algunas recomendaciones para la prevención de hongos, cuya lista hemos querido ampliar y desarrollar mejor aquí:

Defensas y alimentación

Mantén altas las defensas de tu hijo con una buena alimentación. Así el cuerpo estará mejor preparado para combatir los hongos y eliminarlos más fácilmente. Una recomendación que se suele hacer en la alimentación es evitar el exceso de azúcar, pues este exceso atrae y facilita el aumento de los hongos en su cuerpo.

Los alimentos que mejor refuerzan el sistema inmune son aquellos ricos en vitaminas y minerales, como frutas cítricas, verduras de hojas verdes como la espinaca. Pero en general lo mejor es darle a tu hijo una alimentación balanceada y variada, rica además en lácteos, proteínas y fibra.


Prendas de vestir

Los pies de tu hijo siempre deben estar aireados y frescos. No dudes en cambiarle sus calcetines cuanto sea necesario, y que su grosor esté de acuerdo a la estación.

Los zapatos y zapatillas deben ayudar a mantener esta frescura con materiales y diseños que permitan la ventilación del pie. Evita el calzado “de molde” o plástico.

Lo mismo sucede con la ropa del niño. La que está hecha de materiales tales como el polar, el nylon y otros sintéticos impiden que su piel respire y atrapan el exceso de calor y la humedad entre la prenda y la piel, favoreciendo la aparición de los hongos. El algodón en cambio permite que el calor escape y no se pega a la piel, permitiendo que ésta se oxigene.

Los armarios de ropa pueden mantener a los hongos multiplicándose en la oscuridad por años, si no removemos su contenido con frecuencia. Prefiere aquellos con puertas de listones de madera, tipo parrilla, que permiten que el aire circule permanentemente.

Rota y renueva las mudas de ropa aprovechando para dejarlo aireándose con las puertas abiertas. Instalar deshumedecedores en el interior también es una buena idea.


Hábitos de higiene

Cuida que no camine descalzo fuera de casa o sobre alfombras. Estas últimas, es preferible descartarlas en casa pues son caldo de cultivo de millones de esporas listas para adherirse e infectar la piel de tu hijo, además de causar alergias.

En clubes y piscinas públicas es necesario vigilar que cuenten con las autorizaciones sanitarias respectivas antes de acudir con tu hijo. De todas maneras acostúmbralo a que lleve siempre sus sandalias para ir a las duchas o al baño.

Revísalo a la hora del baño. Usa jabones y shampoo para niños, así evitas posibles irritaciones que puedan atraer a los hongos. Para secarlo cuida que su toalla, además de individualizada, sea lavada con frecuencia y que no le aparezcan manchas oscuras.

Deja su cuerpo bien seco especialmente en las zonas de mayor transpiración como la parte baja de la espalda y en los pliegues como son axilas, detrás de las orejas, ingle y entre los dedos del pie.


Imágenes: EHowAllianz, InspirationGreenEbay.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!