26 feb. 2013

Cuentos infantiles sobre la lealtad: la promesa de la flor

En un hermoso bosque de cedros había un árbol a cuyos pies vivía una linda flor. Sus gruesas raíces la mantenían a salvo y su follaje la protegía del sol de verano. Pero la flor estaba triste; era la única flor hasta donde se podía ver en aquel lugar.

Un día, acertó a pasar por ahí una abejita, zumbando de alegría. Al ver a nuestra flor se asombró de su belleza y con mucho respeto, se acercó.


-Flor de gran hermosura, que haces aquí sola en la espesura?

La flor, halagada, le contó a la atenta abejita de su tristeza. Conversaron por mucho tiempo, hasta que la abeja sintió que era hora de regresar a su panal.

-Me esperan en casa. Debo marcharme.

La flor se asustó mucho pues pensó que perdería para siempre a su nueva amiga. Pero grande fue su alegría cuando la abeja le dijo que volvería al día siguiente.

-Aquí te esperaré. Y como agradecimiento por fijarte en mi te prometo que guardaré lo mejor de mi polen para cuando regreses.

La abejita se despidió zumbando con renovada alegría. A partir de entonces volvía todos los días a conversar con la florecilla. Le contaba todo lo que pasaba al otro lado del bosque y mucho más allá, de las maravillas que existían pasando sus linderos y de los tantos campos de flores como ella, que se mecían al son del viento al atardecer.

Pero un día la abejita no regresó.

-No tardará – se repetía la flor a sí misma. -Debe haberse perdido.

Mientras tanto, en el árbol que daba sombra a la flor vivía un malvado abejorro, ansioso de llevarse el delicioso polen tan cuidadosamente reservado. Viendo que la abeja no regresaba, bajó con zumbido atronador de su hoyo y con gran altanería le dijo a nuestra flor:

-Esa abeja no regresará nunca más, querida florcita. Dame ese polen a mi; alíviate de tu carga y olvídate de la abeja.

-Ella volverá – le respondió la flor, indignada – y sólo a ella le entregaré el polen, tal como se lo prometí.

El abejorro, ofuscado, se elevó a gran velocidad hasta su hoyo, en lo más alto del tronco.

Pero la abeja tampoco regresó al día siguiente, ni al otro. Una gran tristeza embargaba a la flor, que sin embargo resistía a la insistencia del insolente abejorro que todos los días exigía su cargamento de dulce polen.

Un día, un zumbido muy familiar sorprendió a la florecilla, haciendo vibrar sus pétalos de alegría. Era su amiga la abeja que por fin regresaba.

-Uf!, uf! – bufaba la abeja, que a duras penas pudo posarse sobre un pétalo de su amiga – Amiga flor, lamento haber tardado tanto tiempo en volver. Seguramente no me habrás extrañado mucho…

La flor estaba a punto de preguntarle qué le había sucedido, cuando distinguió que una de sus alitas estaba rasgada. Con una mirada de profunda admiración y gratitud le dijo:

-¡Cómo no extrañarte, abejita! A pesar de todo volviste y por eso te viviré eternamente agradecida.

Y mostrándole el delicioso polen que le había guardado, añadió:

-Este polen lo reservé sólo para ti. Tómalo, descansa y alíviate aquí por esta noche. No puedes volar así, estando próximo a anochecer.

Así lo hizo la abejita y al amanecer del día siguiente, totalmente curada, volvió a su panal. A partir de entonces nunca más volvió a faltar a una cita con su gran amiga.

¿Y el abejorro? Pues les contaremos que cogió sus maletas y huyó zumbando apenas se enteró de que un vistoso pájaro carpintero había decidido hospedarse en su árbol.

Y así, zumbando zumbando, este cuento va terminando.

FIN.


Imágenes: PaintersOnLine.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!