13 feb. 2013

Descifrando la receta médica del pediatra

Al momento de la consulta no le presté atención. Sólo me dediqué a escuchar las indicaciones que la pediatra de mi hijo me daba, a hacerle alguna pregunta y vigilar que mi pequeñín no botara los palillos de madera ni jalara la persiana del consultorio.


Al llegar a casa y sacar la receta médica de mi cartera simplemente no entendía una palabra de lo que ahí decía. "Carlitos, mis gafas por favor!". Mi hijo me las trajo con un gesto de curiosidad enorme.

"No entiendo nada de lo que ha escrito tu doctora aquí, hijo. Qué barbaridad!".Por supuesto que mi hijo estaba divertidísimo con el tema.

Yo sabía que en las farmacias tendrían menos problemas en leer las indicaciones de la receta médica, pero también sabía que en algunas se aprovechan de la mala letra de los médicos para vendernos cualquier cosa; siempre algo más caro, por supuesto.

Así que me decidí a darme un "autocurso" acelerado en lectura de recetas médicas. Desempolvé el archivo con todas las recetas médicas acumuladas desde que mi hijo nació y me dediqué a descifrarlas. 

Percentiles de (P)eso y (T)alla. 1. Pediasure. 2. Vacuna Hepatitis A. 3. Kid Cal.

Indicaciones en el reverso de la receta.


Detalle: "Kid Cal - 1/2 cucharada antes del almuerzo/cena > 2 meses más."

Descubrí que a veces un trazo con forma de "h" significaba "jarabe" (jb), que algunos parecidos a un número cuatro eran "cada" (c/ 8 h), o que otros con forma de brote de césped se traducían como "veces al día" en (2 v/ día), por ejemplo.

También observé que aunque el tipo de letra y estilo cambiaban según el pediatra que atendiera la consulta, todos compartían el esfuerzo por hacer sus trazos tan incomprensibles como fuera posible.

Luego de algunas horas, por fin entendí; aunque no pude compartir mi alegría con Carlitos pues hacía tiempo que se había aburrido y preferido irse a dormir a la cama.


Indicaciones Antalgina (abajo): "Por 2 días, 1 cdta cada 8 hrs. Mañana, tarde y noche."

Detalle: "Clavumox 250 ml.  #01 frasco."

Ahora por lo menos puedo adivinar si lo que se receta es un antiinflamatorio, descongestionante, antihistamínico o antibiótico; puedo saber si es una marca cara y si se indica el medicamento genérico equivalente debajo, y entender cuando se refieren a días de tratamiento, cada cuantas horas y las cantidades por vez.

También pude hacer un resumen de las medicinas que fue recibiendo mi hijo todo este tiempo, cual me salió más caro, cuando pude haber comprado en genérico y no lo supe, como fueron aumentando las dosis, etc.

Estoy convencida que te sería muy útil hacer lo mismo en casa. Es lo que les sucede a miles de mamás y si es tu caso, espero ahorrarte abusos, preocupaciones y dinero; te lo digo por experiencia!

Imagen de cabecera: Playdom.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!