31 may. 2013

Azulblú: ¿educación bilingüe en el jardín?

En las últimas décadas se ha avanzado mucho en la educación infantil bilingüe. Cada vez son más los colegios que adaptan sus programas introduciendo el inglés como el idioma en que se desarrollan clases y actividades. Pero, ¿cuál es el límite?¿ Se puede hacer lo mismo en el jardín de infancia?


Ten en cuenta que aquí nos referiremos a la educación bilingüe inglés-español y no a la educación intercultural bilingüe, con objetivos, contextos y realidades muy distintas.


La educación bilingüe como esfuerzo integrador

Muchos proyectos de colegios bilingües han sufrido grandes fracasos, como el caso del Estado de Massachusetts. Aquí el cambio a educación bilingüe para incluir a la comunidad latina no significó un mejor rendimiento académico en los niños de primaria y secundaria, por lo que en el año 2002 varias comunidades decidieron anular el sistema por abrumadora mayoría de votos.

Si bien se buscaba evitar el fracaso profesional futuro en sus hijos, esta decisión lamentablemente influyó en volver a separar a grupos culturales y revivir sentimientos de marginación y racismo en este y otros Estados, donde también fue abolida la educación bilingüe.


La educación bilingüe como herramienta de éxito profesional

Pero si en los Estados Unidos la inspiración de este sistema estuvo en integrar a las diferentes comunidades en el sistema educativo americano, en los países de América Latina resultó todo lo contrario.

En la región, los colegios bilingües suelen ser los más caros y su objetivo principal no es propiciar la inclusión ni la integración, sino mejorar las posibilidades de éxito profesional en sus alumnos.

Pero lejos de acercar este servicio educativo a la mayor cantidad de familias - partiendo de que la educación es un servicio sin fines de lucro - , estos colegios se enfocan en captar a familias de mayor poder adquisitivo, pudiéndoles cobrar en consecuencia las más altas cuotas mensuales. En Perú, por ejemplo, la mayoría de los colegios más caros de Lima son de enseñanza bilingüe.

A pesar de esto, muchos alumnos salen del colegio hablando perfectamente el inglés, pero con una pésima preparación acádemica, ocasionando que lo ahorrado en academias de inglés se gaste en academias de nivelación universitaria. Otros temas como el desarrollo humano, los valores de sana convivencia cuidadana o la espiritualidad son igualmente desplazados.


Conciliando la educación bilingüe y el rendimiento académico

La clave estaría en equilibrar ambos temas. De hecho hay pruebas de que esto es posible, como el proyecto desarrollado por el Ministerio de Educación y el British Council de España, en el que se supo despojar a la educación bilingüe de una imagen de priviliegios y minorías acercándola más a la gente y, no sólo manteniendo, sino mejorando su nivel académico y formativo. Es importante destacar que el programa no incluyó al jardín de infancia.


Entonces, ¿conviene incluir la educación bilingüe en el jardín de infancia?

Los objetivos de la educación en los jardines de infancia son distintos. El juego tiene un papel muy importante en el desarrollo de habilidades y destrezas y el lenguaje está en plena formación. No parecería lo ideal introducir una segunda lengua de enseñanza cuando aún no se domina la lengua materna.

- Dime, Sebas: ¿qué color es este?
- Es el "azulblú", mamá.

Errores como estos son muy comunes en los jardines donde se incluye el inglés desde muy temprana edad, aunque algunos especialistas indican que esto depende mucho de la intensidad de la educación bilingüe que se utilice. Será muy distinto enseñar a los niños del jardín una canción que una clase entera en inglés. En ese caso, ¿qué debería importar más: que el niño entienda lo que canta o que sólo se familiarice con el idioma?

En un nivel formativo en el que los conceptos que se aprenden son los más básicos, es necesario que estos se enseñen de la manera más directa y sencilla, evitando generar confusión en los niños. Las experiencias citadas demuestran que si en niveles superiores se corre el riesgo de un mal aprendizaje, este riesgo es aún mayor cuando se aplica inadecuadamente en el jardín de infancia.

Es muy importante por eso conocer muy bien cual es el sistema que utiliza el jardín en que piensas poner a tu hijo. Solicita a directora que te explique el respaldo, los objetivos, la metodología y los resultados. Indaga que tanto pesa el inglés en el desarrollo de las clases y busca referencias por amigos o familiares de la efectividad de ese estilo educativo.


Más información sobre Colegios Bilingües en Educarm y Top Colegios.

Sobre Educación Bilingüe te recomendamos los libros de Fernando Trujillo y José Manuel Vez y el de Colin Baker sobre el tema.


Imagen: US Department of Education, en Flickr.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!