13 sep. 2013

Casting para niños: ¿lo llevo o no lo llevo?

Es inevitable sentir orgullo cuando llaman a nuestro hijo para hacerle un casting publicitario. Pero cuando llega el gran día pueden surgir dudas sobre la conveniencia de llevarlo, miedos y otras complicaciones que es mejor tener claras desde antes.


El proceso de selección en un  casting para niños es distinto al que se utiliza con modelos y actores profesionales. A las personas sin experiencia en sesiones fotográficas o filmaciones las empresas de casting suelen reclutarlas por referencia. En el caso del casting para niños, las mamás que ya tiene a sus hijos inscritos pueden referir a sus sobrinos o a los hijos de sus amigas.

Una vez en el estudio, los niños son guiados por el fotógrafo para tomarle las fotos que irán a su archivo personal para futuras convocatorias publicitarias. Pero el éxito de esta sesión dependerá de todos: mamá, niño y fotógrafo.


La mamá: organízate y transmítele tranquilidad

Las mamás debemos mantenernos calmadas para transmitirles seguridad y calma a nuestros hijos en esta experiencia. Antes de asistir al casting, organiza la ropa que llevará tu hijo, una lonchera ligera si la hora pactada con el estudio se cruza con la merienda de tu hijo y en general prever que todo siga su curso en casa durante tu ausencia.

El secreto está en no hacer mucha fiesta del tema. Indícale que están yendo a una sesión de fotos para la escuela o el jardín, por ejemplo. Si percibe que le das mucha importancia puede atemorizarse y negarse a ir. Tómalo como un día más, en el que luego de las fotos irán al centro comercial o a la casa de los abuelitos; un día común y corriente.


El hijo: no basta con ser fotogénico

La personalidad de nuestros hijos no siempre es la mejor para realizar un casting. Por más lindo y fotogénico que sea, si no está atento a instrucciones o es asustadizo y desordenado puede que te acompañe al estudio pero difícilmente aceptará entrar a la sesión de casting. Y si lo hace, la sesión puede durar el doble... o lo que tarda tu hijo en salir corriendo!

Si crees que tu hijo es lo suficientemente sociable como para pasar por un casting, puedes llevarlo. De lo contrario, es mejor evítarle sufrimientos innecesarios. A lo mejor al crecer un poco más su personalidad se estabilice y pasar por un casting resulte lo más natural para él.


El fotógrafo: conexión instantánea con los niños

Una vez en el estudio, mucho dependerá del trato que el fotógrafo o director tenga con tu hijo. Hay estudios de casting que cuentan con gente especialmente dedicada a sesiones para niños, por su personalidad y su facilidad para relacionarse con los más pequeños.

También cuentan con muchos accesorios para crear un ambiente agradable y familiar, sin presiones ni apuros. Antes de llevar a tu hijo al casting, asegúrate de que el estudio tenga esta filosofía, consultando con las personas que te refirieron.


El casting puede ser una experiencia maravillosa para un niño. Verse fotografiado o filmado y luego aparecer en revistas o en la tele pueden servir para afirmar su seguridad y personalidad. Pero si no es bien manejado, también puede generar problemas de adaptación, como narcisismo o intolerancia.

Por eso también es aconsejable que, antes de llevar a tu hijo a un casting o cuando sea seleccionado para salir en campañas publicitarias, consultes con un psicólogo para que te asesore sobre qué estar alerta y como dirigir de manera positiva esta experiencia.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!