2 ene. 2014

Almohadas de poliéster: menos alergias y tóxicos en su habitación

Si tu hijo sufre de alergias lo primero que su pediatra te recomendará será eliminar de su habitación todos los elementos que puedan empeorar su salud.  Pero no es necesario que sea alérgico para buscar y eliminar de su entorno todo lo que pueda ser tóxico. Las almohadas son un ejemplo.


Tu hijo pasa en contacto con su almohada una tercera parte del día. Es necesario saber qué tipo de almohadas tienes como parte de la ropa de cama de tu hijo para estar seguros que no sea un elemento alergénico ni tóxico.

Si tu hijo está todo ese tiempo expuesto al polvo y a los ácaros que viven en las almohadas, lo más probable es que no pueda dormir bien, se levante ojeroso y desarrolle algún síntoma de alergia. Por otro lado, el material de las almohadas sintéticas se volatiliza constantemente, generando problemas respiratorios en cualquier niño.

Por eso, es necesario reconocer de qué material están hechas las almohadas.

Algunas son fáciles de reconocer, como las rellenas con plumas de ganso. Este relleno, además de ser más costoso, es altamente alergénico y pueden provocar hasta fibrosis pulmonar. Además, no pueden ser lavadas regularmente en una lavadora común, pues se estropean de inmediato.

La otra variedad son las almohadas de material sintético. Están hechas de fibras plásticas que asemejan la blandura del algodón, pero que al mismo tiempo están volatilizándose constantemente, desprendiendo tóxicos en el aire. Estos tóxicos son absorbidos por la piel o la respiración de tu hijo todas las noches.


Sin embargo, existen almohadas sintéticas hechas de poliéster, un material antialérgico, no tóxico y muy económico, cuya contextura además se amolda a la cabeza con suavidad. Es lavable en detergente suave, aunque tal vez el material requiera ser emparejado luego de lavado, jalándolo a través del forro.

Hay rellenos que combinan el poliéster con otros materiales para darle mayor suavidad, pero es preferible elegir los elaborados 100% de poliéster.

Sin embargo, de nada sirve cuidarnos en adquirir estas almohadas si las fundas y sábanas son sintéticas. Es mejor comprar las de algodón por su suavidad, transpirabilidad y comodidad.


Puedes encontrar almohadas de poliéster en: Ikea, Cannon y Santa María.

Más recomendaciones sobre su mantenimiento y mullido, en eHow.


Imagen: Joe Green en Flickr, Santa María.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

1 comentario:

  1. Anónimo2:48 p.m.

    MUCHAS GRACIAS POR LA EXPLICACION

    ResponderEliminar

¡No seas tímid@, comenta!