14 mar. 2014

Cada vez más tiempo en casa: seguridad y comodidad vs. el desarrollo pleno del niño

En los últimos años, el tiempo que los niños disfrutan fuera de casa se ha reducido vertiginosamente, debido a muchas razones. Esto genera muchos problemas en su desarrollo integral de los cuales debemos estar al tanto para saber evitarlos.


Un buen día notas que hace mucho desde que no sales al parque con tu hijo, pero al proponérselo te sorprende recibir su gigantesco No, sin que despegue la vista de la pantalla del ordenador. Para rematarla, te lanza un "¡qué aburrido papá!", mientras continúa en su maratón de 3 horas en el nivel decimoquinto de su videojuego favorito.

Es así como lo sedentario y estático ha pasado a ser lo divertido y las actividades físicas, que son la definición misma de la niñez, ahora son lo aburrido.


¿Qué ha pasado?

Las actividades al aire libre eran más comunes hace no muchos años. Pero hoy se ven cada vez menos familias saliendo a pasear a la calle. La razones son múltiples y entre las de origen tecnológico destacan:
  • Aire acondicionado.
  • Televisión.
  • Computadora.
  • Accesorios tecnológicos.
  • Redes sociales e internet.

Pero también hay algunos factores sociales que han cambiado muchísimo y que también provocan el mayor sedentarismo en los niños.
  • Aumento de talleres bajo techo que sirven más para mantener a los niños vigilados por alguien que para desarrollarles alguna habilidad.
  • El trabajo de los padres.
  • Delivery de comidas.
  • Malos hábitos alimenticios.

La sensación de inseguridad que sentimos hoy como personas también la sentimos como padres. Por eso, nuestro recelo es mayor frente a:
  • Personas extrañas.
  • Aumento de noticias sobre secuestros de niños.
  • Tráfico.
  • Suciedad en las calles.
  • Robos.

Incluso el clima se suma a esta larga lista de obstáculos para que nuestros hijos salgan a la calle a expandirse libremente en todas la direcciones que le pide su cuerpo y su mente; oportunidad de la que muchos de nosotros gozamos de niños. Hoy estamos más preocupados de:
  • El sol y la radiación ultravioleta.
  • El frío congelante.
  • La resistencia de los virus y otras enfermedades a los medicamentos.

Otra lamentable causa de esta disminución del tiempo al aire libre es la decisión de cada vez más centros educativos de reducir y hasta eliminar los recreos, en favor de un mayor aprovechamiento académico de estas "horas desperdiciadas".


¿Pero, acaso es malo que estén seguros en casa?

Lo que sucede es que, de la mano con esta búsqueda de "seguridad", se está generando un gran aumento de problemas de salud infantil, como:
  • Presión alta.
  • Niveles elevados de colesterol.
  • Diabetes tipo 2.
  • Problemas cardíacos.
  • Problemas ortopédicos.
  • Asma.
  • Problemas en la piel.
  • Problema psicológicos.

Tener un mayor contacto con entornos amplios estimulará mucha más a un niño que su casa. Paradójicamente, muchas de las metas académicas que nos calman la conciencia por dejar a nuestros niños más tiempo en casa o en el colegio se podrá obtener con la estimulación física y mental de un buen día de campo o en el parque; basta con un balón de fútbol, una bicicleta, una cometa o una soga.

Seguro que todo esto ya lo sabías o suponías desde hace tiempo. La diferencia es que hoy puedes empezar a cambiarlo. Sal a tu ventana, reconoce espacios libres en tu barrio y aprovéchalos con tu hijo. Verás grandes cambios en poco tiempo.



Imagen: Photogramma1 en Flickr.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!