29 oct. 2014

Recuerdos de infancia hechos realidad: jugando a la cápsula del tiempo con los niños

Cuando buscamos recuerdos de infancia lo primero que pensamos es en fotografías. Pero a veces eso no es suficiente. Hay una forma maravillosa de evocar no solo recuerdos, sino hasta los sentimientos más profundos de la infancia de tu hijo; se llama cápsula del tiempo.


No se trata de ciencia ficción. Consiste en atesorar aquellos objetos que representen cada etapa del crecimiento de tu hijo en un depósito a prueba de años. Esto incluye fotografías claro, pero también, videos, garabatos y todo aquello que te gustaría que tu hijo reciba en el futuro.

La cápsula del tiempo no es solo una colección de curiosidades. son pedacitos de historia familiar que, a diferencia de las cosas que podrían aparecer en una foto, son reales, pueden ser tocadas y enternecer hasta las lágrimas muchos años después.

Porque llegará un momento en la vida de tu hijo en que olvidará mucho de lo que vivió, compartió y sintió contigo. Llegarán tiempos de discordia y rebeldía, ya no preguntará por ti a cada momento para jugar sino que cuestionará todas tus ideas hasta con furia.

Entonces lamentarás que no pueda o no quiera recordar cuentos a la hora de dormir, baños, alivio en la enfermedad y el miedo, cosquillas y parques. Pero con una cápsula del tiempo podrás ayudarlo a recordar.

Qué guardar en una cápsula del tiempo

Una foto familiar

No busques la de mejor calidad, sino aquella que haya plasmado algun momento decisivo en su vida. Tal vez la primera vez que manejo su bicicleta, alguna actuación en el jardín de infancia, o aquella vez que una abeja le picó en el dedo, entre tantas otras experiencias únicas.

Juguetes

Aquellos con los que más haya jugado en cada etapa de su vida. No importa en que estado se encuentren, su valor es más grande que el de cualquier tesoro enterrado. Son como los "besos" de Peter Pan, la pluma de Dumbo, el trineo del ciudadano Kane.

Eso si: ¡quítales las baterías antes de mandarlos al futuro!

Prendas de vestir

No es el par de medias que tu guardas de recuerdo. Se trata de aquella polera o gorra que no dejaba por nada del mundo, un pantalón de pijama que usaba en verano e invierno o el primer zapato que aprendió a anudar.

Lista de anécdotas y preguntas ocurrentes

Puede parecer imposible, pero solo tienes que detenerte un momento y recordar, con seguridad te vendrán a la memoria precisamente las más memorables y es probable que hoy mismo esté a punto de decirte alguna.

Mensaje para cuando crezca

El crecimiento es algo nuevo para nuestros hijos, sentirán emociones que influirán fuertemente en su carácter. Pero nosotros que ya hemos pasado por eso sabemos lo que se les viene. Y también recordamos como nos comportamos entonces con nuestros padres y por lo tanto lo que se nos viene a nosotros.

Nada será más sorprendente y revelador para tu hijo que leer, tal vez dentro de diez o quince años, una carta escrita por ti antes que todo eso sucediera.

En líneas breves y sencillas cuéntale todo lo que probablemente habrá pasado hasta entonces, riñas, portazos, pero también descubrimiento y logros compartidos. la finalidad de esta carta es asegurarle que a pesar de todo eso, se siguen queriendo y que precisamente por eso, tu amor se habrá hecho más fuerte.

Hay una lista infinita de todo lo que podría ser un buen recuerdo, pero nadie mejor que tú y tu hijo para elegirlos.

Viaje al futuro

Da rienda suelta a tu imaginación para decorarla, pero por ningún motivo cedas a la tentación de hacerla virtual, no es lo mismo verlo que sentirlo y esto último es mucho más efectivo, privado y le llegará directo al corazón.

Para guardar todo, utiliza una caja resistente al tiempo, puede ser algún envase hermético de plástico o de acero inoxidable como por ejemplo un termo de café.

Puedes enterrarlo en tu jardín o esconderlo en el fondo del desván con la participación de tu hijo. Coloca en el escondite un letrero con la fecha en que deberá ser abierto...y olvídenlo hasta entonces!

Cuando vea nuevamente la luz, puede que la cápsula del tiempo sirva para sanar heridas y hacer que sus caminos se crucen nuevamente. Con aquellos recuerdos de infancia hechos realidad, ambos recordarán no solo lo que vivieron, sino lo mucho que se quieren, que es lo realmente importante por encima de todos los problemas.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!