14 may. 2015

Complicaciones en el posparto y la lactancia

Dar a luz es un milagro y una experiencia maravillosa para toda mujer. Cobijar a tu hijo por primera vez, sentir su cuerpo y su calor junto a  tu rostro es inolvidable. Pero también es necesario que estés informada sobre las posibles complicaciones y riesgos que pueden aparecer luego del parto, para que no te tomen por sorpresa y sepas acudir a tu médico a tiempo.


La importancia de saber prevenir y apoyar a las madres que sufren estas dolencias durante el puerperio es tal que muchos países cuentan ya o proyectan tener planes de salud familiar integrales que cubran estas situaciones.

Entre las diversas complicaciones que se pueden dar luego del parto, se encuentran las siguientes:

Depresión posparto


Es bastante común (entre 10 y 20 % de los casos) y resulta de la suma de muchos factores. La alternación de los niveles hormonales es una de ellas y aparece entre pocas semanas y tres meses después del alumbramiento, alimentada por sentimientos de soledad, ansiedad, falta de sueño y hasta culpa.

La mamá se siente muchas veces abrumada por sentimientos intensos además de la nueva responsabilidad que ha adquirido.

Todo puede ser manejado haciendo participar a familiares y amigos, pero si a los síntomas usuales se añade falta de interés por tu bebé, pensamientos suicidas o violentos, es necesaria una ayuda médica urgente.

Hemorragia posparto


Se da en los casos en que el útero no se contrae apropiadamente luego de dar a luz. Ante este problema, los especialistas realizan masajes para ayudar al útero a contraerse, o bien administran dosis adecuadas de una hormona llamada oxitocina para estimular al útero.

También se efectúan exámenes de sangre para descubrir el origen del sangrado y si este es abundante se procede a la transfusión. Además de la dificultad para contraerse, otra causa puede ser que algún resto de placenta haya quedado en el útero. Si el diagnóstico lo confirma, el resto de placenta será extraído quirúrgicamente.

Infecciones del útero


Son producidas principalmente por pedazos de placenta que no se desprendieron y abandonaron el útero.

Una infección del saco de líquido amniótico durante el parto puede llevar también a la infección del útero en los días posteriores.

Los síntomas de  estas infecciones son fiebre alta, frecuencia cardíaca rápida, cantidad elevada de glóbulos blancos en la sangre y descarga vaginal con mal olor.

Dolor perineal


El perineo es la zona ubicada entre la vagina y el ano. Durante el parto, sus músculos son sometidos a gran presión lo cual suele causar muchas molestias. El problema se agrava cuando se ha realizado la episiotomía para facilitar el alumbramiento, pero que debilita los tejidos de esa zona.

Estas molestias suelen reducirse en las semanas posteriores al parto. Puedes ayudarte con baños de asiento, limpieza adecuada del ano (de adelante hacia atrás) para evitar infecciones, uso de rodetes o cojines inflables para reducir las molestias al sentarse. Si los dolores persisten o se agravan, acude a tu médico de inmediato.

Descarga vaginal o loquios


Ocurre en las primeras semanas luego de dar a luz. Esta compuesta de sangre y restos de placenta y suele producirse con mayor frecuencia luego de realizar ejercicios intensos o de dar de lactar a a tu bebé. Su coloración, frecuencia y densidad irán disminuyendo en un plazo de hasta dos semanas.

Dificultad para volver a tu forma y tonicidad corporal previa al parto


Realizar una rutina de ejercicios adecuada e indicada por tu doctor es la mejor manera de recuperar la forma perdida, al tiempo que reduces el estrés y te llenas de fuerza y energía.

Las rutinas empiezan gradualmente, en especial si has dado a luz por cesárea. Nadar o caminar son las actividades más completas y recomendadas, aunque no es conveniente entrar a una piscina durante el primer mes, para evitar riesgos de infecciones en la vagina.

Ejercicios de gimnasia como sentadillas o levantamiento de piernas son ideales para remoldear tu cuerpo. Puedes averiguar en tu centro médico si cuentan con clases de ejercicios posparto.

Otras dolencias frecuentes


  • Pechos hinchados.
  • Mastitis.
  • Estrías.
  • Hemorroides.
  • Estreñimiento.
  • Incontinencia fecal o urinaria.
  • Pérdida de cabello.
  • Molestia durante el sexo.

Imagen: Babycenter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!