28 abr. 2016

10 cosas que no deben faltarte en casa al tener un bebé

Dirás que esta es fácil: pañales, shampoo, leche, ropa limpia y otras cosas por el estilo. Pero te sugerimos un pequeño ejercicio: siéntate y observa tu casa. ¿Realmente tienes todo aquello que planeabas al decidir tener un bebé?


Son cosas que muchas veces se nos escapan de la memoria, que siempre pensamos en conseguir pero al minuto lo olvidamos. Definitivamente son mucho más de diez las cosas que debes tener en cuenta al empezar la crianza del bebé, pero a manera de ayuda para que encuentres las demás, esa es la cantidad que te damos a continuación:

Vecinos silenciosos


Resulta todo un tormento regresar de la clínica luego de dar a luz para descubrir que tus vecinos han organizado una fiesta. No tendría nada de malo si ya fuera la décima del mes y que además el hijo mayor practique percusión durante las noches. Contar con vecinos silenciosos por naturaleza sería una bendición, pero si no los tienes, procura conversar con los que te tocaron para que regulen tanto frecuencia como volumen, por lo menos los primeros tres años; daño no les va a hacer.


Teléfono en un volumen adecuado


Es normal que familiares y amigos te llamen a casa o a tu móvil para felicitarte por tener un bebé. Pero si observas a tu pequeño cuando suena ese ruidoso teléfono, podrás apreciar un ligero sobresalto en su sueño. Algunas personas aseguran que el ruido es necesario para que los bebés se acostumbren a él, pero eso solo es cierto si quieres criar un hijo neurótico. Lo mejor es bajar el volumen de tu fono al menor nivel, como para que lo oigas sin que el vecino se entere que tienes una llamada.

Calendario a la vista


Por el apuro diario al atender a tu bebé, una de las muchas cosas que siempre pensamos en usar pero que al final olvidamos que existe es el calendario. Antes de cometer el error de confiar en tu memoria para todo lo que tenga que ver con tu hijo, mejor úsalo para anotar las fechas de las vacunas, las dosis de los remedios que aparecen en la receta del pediatra, la cita con su médico de cabecera, indicaciones para la persona que se quede a cuidar a tu hijo, entre otras cosas.

Una clínica pediátrica cerca


Ya sea por mudanza o por buscar la mejor clínica de todas, terminamos eligiendo la más lejana. El tráfico urbano hace que hoy en día las cosas se alejen cada vez más. Por eso, es mejor conocer o estar afiliado a una clínica pediátrica cercana. Así, podremos garantizar una atención oportuna para tu hijo en caso de emergencia o consulta.


Familiares disponibles


Saber qué familiares están más que dispuestos a colaborar contigo en el cuidado de tu hijo será un gran alivio para ti. Puedes elaborar horarios, así como organizar turnos con diferente familiares o amigos de confianza. De preferencia busca que vivan cerca y que los conozcas por su actitud positiva ante los bebés, en especial el tuyo.

Suficientes cojines


O almohadas. Lo que sucede es que a los cinco meses los bebés ya pueden sentarse o moverse estando echados. Si los sientas a jugar sobre la alfombra de la sala, puede que aún no domine bien el equilibrio y se incline hacia un lado. O también puede suceder que se dé vueltas durmiendo sobre tu cama y termine en el piso dándose un gran susto y a ti también. Por eso, aumenta los cojines y almohadas que tengas a la mano, rodea con ellos a tu bebé y le proporcionarás un elemento adicional de seguridad.

Privacidad


La privacidad es clave para criar a tu bebé adecuadamente. Ayuda mucho el contar con un hogar propio, que no haya gente entrando y saliendo de casa, ventanas que den al parque o a la calle y no a la ventana de la vecina, por ejemplo. También es bueno que no permitas que la gente vaya a visitarte sin avisarte, por más abuelita chocha o amiga solícita que tengas. Tu espacio y tiempo con tu bebé es un tesoro que no solo debes aprovechar al máximo sino también hacer respetar.

Muchos baberos de repuesto


Nunca son suficientes y cuando los bebés empiezan a comer se convierten en prácticamente desechables. Los mejores son los de algodón porque retiene mejor todo lo que se chorrea de la boca de tu bebé. En los de plástico la comida resbala y termina manchando la ropa de tu bebé.


Dónde pasear a tu bebé


Ubica las zonas cercanas a tu casa más idóneas para salir a pasear con tu bebé. Puede ser un parque, una alameda o una calle de veredas amplias, sin tráfico ni ruido en exceso.

Adornos fuera de su alcance


Cuando llega la hora de tener un bebé en casa, llega también el momento de desaparecer adornos. Pero no solo eso, también deberás cubrir o descartar todo aquello que tenga esquinas, tapar tomacorrientes, asegurar cajones y mantener en alto todos los equipos electrónicos.

Teniendo en cuenta estos elementos podrás darle a tu bebé la crianza y los cuidados que merece. Si tienes alguna otra sugerencia para tener en cuenta, coméntanos aquí.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

1 comentario:

  1. Yo añadiría tener un chupete siempre cerca. Cuando son tan pequeños o recién nacidos les relaja mucho utilizar el chupete cuando se ponen a llorar.

    Un saludo

    ResponderEliminar

¡No seas tímid@, comenta!