21 may. 2016

10 cosas básicas que una mamá primeriza debe hacer

Grandes dudas, ilusiones y esperanzas invaden el corazón de una mamá primeriza antes y a los pocos meses después de dar a luz. El primer bebé es el inicio de una nueva etapa de estas madres primerizas. Si eres una de ellas, ten en cuenta estos consejos que te ayudarán a vivir este tiempo a plenitud.



Anima a tu pareja a estar contigo en el parto


Compartir un evento tan trascendente como traer un bebé al mundo con tu pareja puede ser muy importante para reforzar sus lazos y tener un recuerdo poderoso que los una aún más. Hoy en día es posible hacerlo. Solo basta con solicitar el permiso correspondiente de tu hospital, anestesiólogo o ginecólogo de cabecera. También puedes, si ambos están de acuerdo, solicitar permiso para filmaciones o fotografías.


Conversa con tus amigas mamás


Las amigas que ya son mamás estarán entre las primeras en entusiasmarse por el bebé en camino que llevas en el vientre. Saber que tú también serás mamá inspirará a todas a estar a tu lado, contarte sus experiencias, brindarte sus consejos en base lo que vivieron y ayudarte juntas en lo que necesites. Algunas amigas se encargarán de organizarán un baby shower, otras te recomendarán alimentos para el embarazo, y varias te animarán cuando tu bebé este enfermo o serán su madrina.

Eres fuente de vida, mantente optimista


Has llegado a ser mamá porque tu madre te cuido y dio lo mejor de si para que llegaras a este momento. Ser optimista siempre te hará ver el lado bueno de las cosas, te ayudará a encontrar la solución a los problemas y a afrontar sacrificios, sabiendo que los emprendes por tu bebé. Tu madre seguramente también hizo grandes sacrificios por ti, ¿cómo crees que se siente hoy que sabe que serás madre? Mantenerte siempre optimista permitirá que percibas tu maternidad como la maravillosa sensación que es.

Infórmate sobre los cuidados del bebé


Hay un mundo de consejos, datos, remedios caseros, trucos y demás destinados a la crianza de bebés. Interésate por todo aquello que pueda serte de valiosa guía en este camino. Acude al médico especialista con frecuencia y sigue sus indicaciones. Lee revistas, estudios y libros autorizados sobre los diferentes aspectos de ser madre. Cuidar a un bebé es una experiencia maravillosa, pero que también incluye grandes responsabilidades.

Mamá primeriza, sal a pasear con tu bebé


No importa si vas al campo, al parque o a la playa. Procura siempre que tu hijo disfrute el aire libre, claro que con los debidos cuidados, desde una edad prudencial y de acuerdo con las recomendaciones del pediatra. Parece mentira, pero cosas tan simples como la brisa, el sol o el ruido de las hojas de los arboles estimulan los sentidos y amplian el horizonte de los bebés. ¡Además, son gratis!

Guardar ropa de bebé de recuerdo


A medidas que pasen las semanas y los meses te darás cuenta de lo rápido que crecen los bebés. Durante este tiempo, usará diferentes ropones, medias y enterizos a medida que crezca. Guarda un ejemplar que consideres el más representativo de cada etapa. Son recuerdos tanto o más poderosos que una foto o un video.

Podrás estar agotada, pero nunca te canses de tu bebé


Es triste decirlo pero muchas madres llegan a sentirse cansadas de su bebé. Si percibes ese sentimiento tan negativo para tu relación con tu pequeño, aléjalo de inmediato de ti. Puede que estés pasando por muchas dificultades, que tu hijo no haya venido en el momento más oportuno y tantas otras cosas, pero debes saber que miles de madres en semejantes o peores circunstancias han sabido salir adelante tan solo con la certeza de su amor por aquella criatura inocente de todo.

Pensar en lo orgullosa que te sentirás muchos años depués por haber tomado la decisión correcta y de haber perseverado en la crianza de tu bebé, agotada pero feliz, te dará fuerzas. Y el apoyo de tu pareja será decisivo cuando te sientas flaquear.


Recuerda que es un bebé


No esperes que te entienda lo que le pides, que haga lo que debe hacer un niño " educado", o que domine las habilidades que debería dominar cuando se supone que debe hacerlo. Cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje, de crecimiento y de comprensión. No lo trates como si fuera una adulto y no trates que te obedezca o haga lo debido de manera espontánea. Empieza por darle el ejemplo, nunca lo obligues.


Léele cuentos, cántale canciones, arrulla su sueño


Hay muchas maneras de mantenerte en contacto con tu bebé. Tu voz es una de las más importantes. Pocas cosas nos marcan tanto en la vida como la suave voz de mamá. Su efecto en el desarrollo emocional de un bebé es total. Percibir la conexión con el ser que es todo en la vida reconforta, da tranquilidad, y ayuda a madurar con seguridad y cariño.

Madre sol hay una


Puedes recibir ayuda de la abuelita para cuidar al bebé cuando vuelvas al trabajo, o recibir los consejos de familiares o amigos sobre como cuidarlo mejor. Pero no permitas que sean otros quienes tomen decisiones sobre lo que se debe hacer o no con tu hijo. Que nadie te reemplace en tu rol de madre.

Si lo permites, será como negarte a vivir tu maternidad a plenitud, a crecer como persona gracias a ella y a madurar, arriesgándote a que tu hijo no te perciba como madre con la misma fuerza cuando crezca.

Estos son algunos consejos que toda mamá primeriza debe tener en cuenta. Considéralos y vivirás una maternidad feliz.

Sigue leyendo: 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!