28 jun. 2016

Asombrosos beneficios de los columpios para niños

Es familiar aquella escena en medio de un parque con columpios en la que se observan niños arremolinarse a su alrededor, esperando con impaciencia su turno para subirse. Es la alegría dibujada en un vaivén. Pero más allá de la diversión, los columpios para niños ocultan otros grandes beneficios que ni te imaginas.


¿Por qué a los niños les gustan tanto los columpios?


Es una pregunta elemental, pero no tan simple. La diversión y la alegría no se pueden explicar, solo se disfrutan. Queda entonces tratar de explicar por qué el divertirse en los columpios para niños es tan beneficioso. Aquí descubrirás más de una sorpresa.

Beneficios de los columpios para niños


El movimiento vertiginoso genera alegría


Esa sensación de aumento y disminución de la velocidad es muy gratificante. La explicación es química y se oculta en nuestro cerebro. Los cambios de velocidad, caída y elevación hacen que el cerebro genere endorfinas, la hormona de la felicidad. La emoción extrema que se siente en los columpios para niños se convierte así en alegría pura.

Los columpios rememoran el balanceo en brazos de mamá


El subir a un columpio infantil tiene también una profunda carga emocional. Es una actividad muy placentera para los niños porque la sienten igual que cuando mamá los alimentaba o los hacía dormir. Este vínculo sentimental se fortalece al hamacarse en el columpio.

Es un juego al aire libre


Tremendo beneficio. La promesa de diversión hace más fácil que el niño se despegue de las pantallas y salga de casa. Ya sea que tenga un columpio en el jardín de su casa o que haya un parque con columpios para niños cerca, el solo hecho de tomar una bocanada de aire libre marcará una gran diferencia en su ánimo y con el tiempo lo estimulará a dejar de pensar que la diversión está encerrada en un dispositivo electrónico, también está en los columpios de jardín.

Los columpios para niños promueven seguridad en ellos mismos


El hecho de columpiarse provoca también una sensación de control muy agradable. El niño toma conciencia de que es capaz de volar sin alas subido en los columpios infantiles, pero con plena consciencia de que es la fuerza de sus brazos y piernas la que hace posible su diversión, no necesita de mamá ni de papá necesariamente.

Jugar en los columpios desarrollan equilibrio


Los diferentes cambios de velocidad y posición generan adaptaciones instantáneas en el sistema del equilibrio, lo cual se refleja en la fuerza con que el niño se sujeta a las sogas o cadenas y en los movimientos que realiza en cuerpo y piernas para estabilizarse. El desarrollo del equilibrio en los juegos de columpios le permitirá realizar otras actividades que requieran buen equilibrio con naturalidad, como montar bicicleta.

Muchos otros beneficios de los columpios para niños


Los columpios para jardín o casas tienen la maravillosa cualidad de prevenir el miedo a las alturas. Además, permite tener más momentos de diversión con mamá y papá, al tiempo que facilita la socialización de los niños en el parque.


¿A qué edad ya pueden columpiarse los niños?


No hay edad para subirse a un columpio, así como tampoco para dejar de hacerlo. Pero sí es necesario reconocer un columpio adecuado para la edad del niño. En el caso de los más pequeñitos, existe la silla columpio para bebé. Generalmente estos columpios son más elevados para estar a la altura de mamá y para que ella pueda sentar a su bebé con facilidad en la silla. Además, estas sillas cuentan con cinturones especiales y su estructura permite que el bebé se balancee con seguridad.

A partir de los 3 años es una buena edad para que el niño se vaya familiarizando con los columpios tradicionales para niños. Al igual que la bicicleta y otros juegos, no lo presiones. Déjalo que vea a otros niños subirse y divertirse, entonces él también lo querrá hacer. Ayúdalo a subirse y colúmpialo suavemente por breve tiempo, salvo que te pida lo contrario. En el transcurso de varios días, verás cómo este juego se convierte en el favorito de tu hijo.

¿Columpios de madera o de plástico?


Los columpios suelen de ser de madera o plástico. Pero, ¿cuál es mejor? Los columpios de madera son más resistentes que los de plástico, pero si se trata de niños pequeños, lo mejor son los columpios de plástico, ya que son más livianos y si por casualidad un niño se golpea, no se hará tanto daño como con uno de madera.

Por otro lado, los columpios de madera para jardín son rectos, mientras que los de plástico vienen en diseños anatómicos que los hacen más cómodos. Estas son algunas consideraciones a la hora de elegir entre columpios de madera para niños, plástico, aunque también hay los de metal, lona y hasta de caucho.

La felicidad de nuestros hijos está sentada en los columpios. Llévalo al parque y será el niño más feliz del mundo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!