24 ene. 2017

6 maneras riesgosas de jugar en casa

¿Quién no se ha lastimado jugando de pequeño? Al respondernos esta pregunta, nos parecerá injusto privar del juego a los niños en el hogar. En algunos casos sí es necesario prohibirlos y en otros no. Aquí algunas de las formas más peligrosas que tienen los chicos de jugar en casa y cómo manejarlas.


1. Saltar en la cama


A muchos papás nos es difícil negar a nuestros hijos la emoción de saltar sobre la cama. Para no prohibirles esta diversión y que al mismo tiempo lo disfruten de manera segura, ten en cuenta que tus hijos no hayan crecido tanto como para romper la cama. Además, adviérteles que solo pueden hacerlo contigo cerca, para evitar caídas.

2. Lucha libre entre niños


Es una de las maneras de divertirse en casa que se pueden convertir en accidentes sin notarlo. En medio de un juego altamente dinámico, los chicos no visualizan el riesgo que existe al caer uno sobre el otro. A veces, incluso se suben sobre el hermano menor y en un mal giro pueden quebrarle la espalda, por ejemplo. Vigila que los juegos entre hermanos no se salgan fuera de control.

3. Guerra de almohadas


Definitivamente prohibido. Así como jugando ha sucedido más de un accidente en muchos hogares. La causa más común es la asfixia. No permitas a tus hijos por ningún motivo jugar con almohadas, bolsas de plástico ni nada que pueda poner en riesgo su seguridad y su salud.

4. Pistolas de dardos suaves


Es uno de los juguetes más peligrosos en la oferta actual del entretenimiento para niños. "¿Pero qué le puede hacer un pedazo de esponja a mi hijo?" te preguntarás. Lamentablemente la respuesta es mucho; las pistolas actuales de dardos suaves utilizan tal presión, que los dardos salen con gran potencia y no es raro que causen lesiones en los ojos. Educa tus hijos para que nunca apunten a nadie ni a nada más que al blanco cuando jueguen con eso.

5. Patinaje con medias


Una de las cosas más emocionantes para los niños es correr a máxima velocidad y deslizarse con las medias puestas sobre los pisos de madera o cerámica lisa. Sin embargo, si no calculan bien, pueden terminar rebotando en alguna pared o tropezando con algún mueble. Si tus hijos van a jugar así, cuida que lo hagan en la zona de la casa donde tengan el recorrido más largo y despejado.

6. Chapadas


Correr por toda la casa jugando a las chapadas puede ser muy divertido, pero también puede ocasionar adornos rotos, golpes con armarios y sus respectivos chichones y hasta manos aplastadas por puertas que se cierran con violencia. Más aún si vives en un departamento pequeño. Si vives en una casa con jardín, indícales a tus hijos que, si se van a perseguir, que lo hagan al aire libre.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad a la hora de supervisar los juegos de tus hijos en casa.

Imagen (modificada): Gatanass


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!