Cómo crear juegos de matemática caseros para niños

Has visto un juego de matemáticas para niños en la tienda, pero el precio te parece demasiado elevado. Y lo es. Resulta que muchos de esos juegos, o su mecánica, la puedes replicar en casa con objetos caseros. Aquí te mostramos tres ejemplos.



Caja de fósforos mágica


Este juego matemático casero es ideal para las primeras nociones de suma y resta.

Extrae todos los fósforos de la caja. Corta dos pedazos pequeños de cartulina iguales y pégalos a manera de divisiones en la sección interior, de manera que quede un pequeño espacio como conexión entre ambos lados de la caja.

Dile al niño que introduzca frejoles en la caja por un lado, contándolos. Cierra la caja y repite el procedimiento, con una cantidad distinta de frejoles, por el otro lado de la caja. Procura que no sean muchos para que al niño le sea más fácil entender.

Cierra la caja e inclínala hacia cualquiera de los lados, de manera que todos los frejoles pasen a ese lado. Al abrir la caja, permite que el niño cuente cuántos frejoles hay en total.

Torres de bloques de madera


Este juego apoya la enseñanza del concepto mayor que / menor que / igual. Puedes usar las tablas del madera del juego de jenga de tu hijo, papel y lápiz.

Solo tienes que jugar con tu hijo a ver quién hace la torre más alta, colocando una pieza sobre otra. Puedes dejar que tu hijo haga la más alta de las torres y “rendirte”. Luego pregúntale cuál es la mayor y cual la menor, cuantos bloques tiene cada una, etc.

Finalmente, grafica en un papel las comparaciones que hagas, utilizando los signos <, >, = para relacionar el número de bloques de cada torre.

Bowling con baraja y dardos


Si tienes una baraja de carta y tu hijo tiene una pistola de dardos suaves, entonces no imaginas lo divertido que será para tu hijo hacer juegos de operaciones matemáticas. También puedes usar canicas.

Solo tienes que ubicar unas diez cartas (numeradas, no las de letras) apoyadas en la pared o sostenidas con borradores o limpiatipo al suelo. A continuación, le dirás algunas operaciones matemáticas a tu hijo, el deberá ver qué numero de carta tiene el resultado y le disparará un dardo.

Dependiendo del avance de tu hijo, puedes decirle cualquiera de las cuatro operaciones. Cuando llegue a diez aciertos, gana. Puedes añadirle puntos en contra por equivocarse, pero consideramos que esto no es necesario y malograría la diversión.

Estos son algunos ejemplos de cómo utilizar objetos caseros para crear juegos matemáticos. Si aplicas cualquiera de ellos, ¡cuéntanos qué tal te fue!

Comentarios