Tres maneras divertidas de trabajar teoría de conjuntos con los niños

La noción de conjunto es una de los temas más importantes en la enseñanza de matemáticas para niños. Pero como todo, siempre es más fácil aprender algo cuando se relaciona con los gustos de quienes reciben el conocimiento.


Salir del aula y utilizar la diversión siempre dará excelentes resultados cuando se trata de los pequeños. Aquí algunas maneras que te animamos a probar.

Visita al zoológico


Organiza una visita escolar al zoológico con tus niños. En él encontrarás una gran cantidad de conjuntos, representados por los animales en corrales, vitrinas o jaulas. Con cada grupo de animales, puedes reforzar las características de los elementos de cada conjunto: número de patas, ovíparos o vivíparos, vuelan o caminan (o ambos), etc.

Hay algunos zoológicos donde, por ejemplo, las cebras comparten el mismo espacio con los venados. casos como estos los podrías utilizar para reforzar el concepto de intersección de conjuntos.

En el parque


Es también una excelente oportunidad para disfrutar con los niños de una actividad al aire libre. Una vez en el parque, demarca círculos grandes sobre el pasto. Puedes hacerlo con cintas, sogas o cualquier otro material, de preferencia con diferentes colores. Luego, pide a los niños que se ubiquen en cada círculo, pero de acuerdo a tus instrucciones. 

Cada conjunto debe tener elementos que cumplan con una característica específica. En el caso de los niños, pueden ser la letra con la que empieza su nombre, el color de sus medias, si tienen pelo rizado o lacio, etc.

En las ferias


Es en los juegos infantiles donde se puede apreciar mejor el tema de conjuntos. Es muy sencillo: cada juego tiene un grupo de niños en ellos. Incluso algunos lo hacen más fácil cuando tiene  límites visibles, como circuitos de carros chocones, carruseles, trencitos, entre otros.

En el mercado


Los puestos de verduras y frutas son con los que te será más sencillo hablar de conjuntos a los niños. No importa si están en cajas o en canastas, siempre están clasificados por conjuntos de naranjas, fresas, manzanas, o de tomates, betarragas, zanahorias, etc. Luego, todos pueden ir a la juguería del mercado... ¡y beberse una deliciosa intersección de frutas frescas!

Aplica la idea que mejor se adapte a tu programación y a tus niños, ¡y te aseguramos que la pasarán genial!

Comentarios