Cómo alejar a los niños del alcohol

Todos sabemos las terribles consecuencias que puede tener el alcohol en la salud, la calidad de vida y las relaciones humanas. Lamentablemente, en algunas sociedades se acostumbra beber alcohol en frente de los niños con frecuencia e incluso hacerlos tomar licor como parte de una mal entendida cultura del hombre fuerte.


 ¿Hacemos lo suficiente por alejar a nuestros hijos del alcohol? Aquí algunas recomendaciones.

No expongas el alcohol en casa


Una costumbre muy extendida en la sociedad occidental es la de reservar un lugar en la sala o en algún pasadizo de la casa para el licor y accesorios. Muchos incluso se toman el trabajo de remodelar la cocina para adaptarle una barra, o bien comprar un mueble para licores con espacios para colocar utensilios y copas.

Ni vitrinas, ni barras, ni nada parecido. Darle un lugar al alcohol en casa le proporciona un rango especial, lo hace parte de la rutina diaria. El niño se acostumbra entonces a verlo todos los días y a aceptarlo como un elemento normal en su hogar, en su familia y en su vida.


Ni una probadita


Es inevitable que asistas con tus hijos en algún momento a una reunión en la que se sirva el alcohol. En estos casos, lo más recomendable es abstenerse de tomar licor, más aun si eres tú quien maneja el auto o si sabes que no tienes mucha tolerancia al alcohol. Que tu hijo te vea mareado es una de las experiencias más tristes que le podrías heredar.

Si no puedes evitar un brindis, ni modo, pero trata de que tu hijo esté en otro ambiente, tal vez con sus amigos o primos jugando. 

Ojo: algunos niños son muy curiosos y querrán probar a qué sabe el trago que estás bebiendo. Ni una probadita. No solo porque estás incluyendo toxinas a su organismo innecesariamente, sino porque podría gustarle y eso lo perseguirá desde entonces para siempre.

Videos cortos


Una de las cosas positivas de internet es la gran cantidad de información útil que ofrece. En el caso de los niños, estos son más abiertos a recibirla en forma de videos. Cada vez que en tus redes sociales veas algún spot o video corto sobre los efectos del alcohol, trata de compartirlo con tu hijo de manera casual. Elige aquellos videos con un tratamiento tal que sea accesible a un niño.

La exposición a los riesgos del alcohol vistos en video quedarán marcados en la mente de tu hijo y le servirán de barrera cuando le toque decidir.

El alcohol no es cosa de gracia


Hay una infinidad de chistes sobre borrachitos. Además de evitar contarlos frente a tus hijos, evita también toda anécdota graciosa que los incluya. De lo contrario, tu hijo relacionará fácilmente el licor con la alegría y por lo tanto con buenos momentos y tendrá menos motivos para alejarse de él.

Casos cercanos


Si conoces algún familiar enfermo a causa del alcohol, explícale a tu hijo sobre su caso, cuéntale en los términos que él pueda entender cómo es que llegó a esa situación. Si tu pariente lo permite y está en condiciones de hacerlo, pídele que te ayude a recomendar a tu hijo sobre evitar el alcohol, que le cuente su experiencia; unos pocos minutos bastarán.

Relaciona el alcohol directamente con el peligro


Peligro a ser robado, a ser maltratado, a ser atropellado. El alcohol es una de las principales causas de todos estos problemas. Pregúntale a tu hijo si a él le gustaría que le pase algo de esto y coméntale lo importante que deberá ser para él mantenerse siempre alerta cuando crezca.

Con estas recomendaciones, le darás más recursos a tu hijo para alejarse del licor, y de probarlo, conocer las razones para controlarlo. Así no solo protegerás su salud, sino que le permitirás realizarse como ser humano con lucidez, plenitud y mesura.


Comentarios