¿Por qué la risa de un bebé es tan contagiosa?

No importa qué tan duro haya sido tu día en el trabajo, llegar a casa y ser recibido con la risa de tu bebé te llenarán de un optimismo y una vitalidad que podrá todo en su sitio. Poco importará el mundo ante la risa de tu bebé. Pero ¿qué es aquello que nos hipnotiza de esa risa?


La risa vs. el llanto


La imagen que tenemos los adultos de un niño es llorando cuando pide algo, cuando se ha ensuciado el pañal, cuando tiene sueño, etc. Asumimos que la única forma de comunicarse de un bebé es mediante el llanto, cuando no es así.

Entonces, nos sorprendemos cuando un bebé ríe, creemos que es algo extraño, y nos reímos de ello. Pero para reírse, solo basta el estímulo adecuado. La risa en los bebés es una conducta tan natural como el llanto.

La tonalidad de la risa de un bebé


La risa de un bebé está contenida en un envase pequeño, sus cuerdas vocales aun están en desarrollo y los niveles de tejido graso son altos. Todo esto hace que el tono de la risa de un bebé tenga ese gorjeo tan particular que nos contagia de risa.

La imagen de un bebé riendo


Los bebés no ríen solo con la boca, es todo su cuerpo el que ríe. Al reír, lo habrás visto abrir los ojos como platos viendo lo que sucede, luego achinarlos y soltar la risa, mientras mueve frenéticamente los brazos y las piernas. Su respiración cambia, sus gestos se suceden uno tras otro. Al final, se pone expectante, en espera de la repetición de aquello que lo hizo reír. Un bebé riendo es una fiesta de amor.

La felicidad de verlo feliz


La felicidad de nuestros hijos es lo más importante para un padre. Pocas cosas son tan emocionantes para una madre como el ser sorprendida por la risa de su bebé. Saberse capa de darle motivos de risa a tu hijo es una gran satisfacción, y la manera más natural de expresar este sentimiento es compartir el momento con tu bebé, riendo con él.


Cultura audiovisual


Durante nuestras vidas hemos visto películas, series y dibujos animados en los que aparecen bebés riendo. Pero cuando escuchamos esta misma risa en nuestros hijos, la relacionamos inmediatamente con aquellos estereotipos de risa de bebé, descubrimos su parecido y eso nos causa gracia.

No abuses de su risa


A veces los papás nos entusiasmamos cuando provocamos sin querer la risa del bebé, nos empalagamos con ella y queremos más. Pero se nota cuando la risa es forzada, así que observa bien, y si la risa de tu bebé dejó de ser espontánea, lo mejor es dejar de forzarla.

Compartir la risa es una de las formas más efectivas de estrechar los lazos con tu bebé y los beneficios de reír para la salud -de ambos- son muchos. Así que si quieres que tu hijo sea un bebé sano, no dejes pasar un día sin reír con él.

Comentarios