¿Qué hacer si tu hijo te insulta?

Frente a una situación como esta, es muy fácil perder la cabeza y dejarse ganar por la sorpresa y la indignación. Pero ten en cuenta que tu reacción podría definir cuál será tu relación de aquí en adelante con tu hijo. No pretendemos que cedas tu autoridad y que pases por agua tibia el incidente, pero es bueno tener en cuenta algunas cosas para manejarlo mejor.


Evita que las cosas se salgan de control


A veces no basta con contar hasta diez, pero debes agotar todas aquellas tácticas que te permitan apagar el fuego. Puedes respirar profundo, mantenerte en silencio (siempre es mejor que decir lo que estás pensando decir), salir del dormitorio o del ambiente en que haya sucedido el enfrentamiento, tomar aire, etc.

Recuerda: tú eres el adulto y él es el niño


Con esto te queremos decir que responder con gritos sería lo más infantil que podrías hacer, además del grave daño que se ocasionaría a la relación con tu hijo al añadir más violencia al problema.

Que un hijo insulte a su padre es uno de los golpes más fuertes que se pueden recibir, pero tú eres un adulto y como tal supuestamente tienes más control sobre tus emociones que tu hijo. Es en crisis como estas que necesitas demostrarlo.

Entiende qué es lo que puede haberlo provocado


Si haces un esfuerzo y mantiene la mente abierta y la cabeza fría, es muy probable que descubras las razones por las que tu hijo te insultó. No será de ninguna manera una justificación, pero reconociendo el origen del problema se podrá evitar en el futuro.

Firmeza y argumentos claros


Una vez reconocido el problema, queda conversarlo. Debes utilizar una voz y un tono firme y severo cuando hables con tu hijo, pero sin levantar la voz. Repasa aquello de lo que estuvieron hablando, pregúntale si lo había entendido así. 

Luego toca dejar bien en claro que estás dolido por haber recibido un insulto de él, el amor que sientes y cómo esa actitud te rompe el corazón. Hazle sentir a tu hijo que él es mucho mejor que eso y que tú estas convencido de esto también. Su insulto no solo te ha enojado, sino te ha entristecido y no debe volver a hacerlo.

Escúchalo


Invítalo a hablar sobre el tema. Que te diga con sus propias palabras por qué explotó de esa manera contigo, si ahora que está más tranquilo lo haría, qué siente por haberlo hecho.

Puede que te diga que el tío tal siempre lo hace, o que en la tele se insultan a cada rato, etc. Esto será una alerta parta hablar con el famoso tío y para supervisar los programas que ve tu hijo en la tele.

Asesoramiento psicológico


El apoyo de un especialista puede ayudarte a cambiar este tipo de conductas en tu hijo. No temas en acudir al psicólogo infantil para establecer maneras de solucionar una conducta que podría traerle muchos problemas a tu hijo en el futuro.

Qué se descubre cuando tu hijo te insulta


Esta actitud es más frecuente cuando los hijos entran en los turbulentos años de la adolescencia, pero también se dan casos entre los pequeños. Lo que debes preguntarte ahora es ¿por qué te insultó tu hijo?¿Cómo llego a estos extremos?

Entre las principales razones para que tu hijo te insulte está que a él también lo hayan insultado. Peor aún, que en algún momento de enojo, tú lo hayas hecho. Los niños aprenden básicamente con el ejemplo, lo bueno y lo malo; debes recordarlo siempre.

Si eres tú quien lo trata con un lenguaje inadecuado e irrespetuoso, no esperes que te trate de otra manera. Los problemas familiares también son una causa de la mala conducta en los niños. Reflexiona si tú y tu pareja acostumbran pelear, o peor aún, si lo hacen en presencia de los niños.

Criar con cariño a nuestros hijos es la mejor garantía de que será precisamente eso lo que nos devolverán. Es tiempo de reflexionar: ¿quiero que mi hijo sea mejor que yo?

Comentarios