Trucos para que tu hijo aprenda a lavarse las manos

Nuestros hijos están constantemente expuestos a la suciedad y la contaminación. Según estudios al respecto, más del 70% de las enfermedades tienen relación directa con la falta del hábito de lavarse las manos.


Por eso, incluir una costumbre tan sencilla y saludable como lavarse las manos en nuestros hijos puede hacer una gran diferencia. Pero a veces no es tan fácil lograrlo, salvo que se utilicen alguna técnicas imaginativas.


Pompas mágicas


Acompaña a tu hijo al baño. Coge el jabón, mójalo y haz algo de espuma. Alienta a tu hijo a que haga lo mismo. Luego, contenga cada uno un poco de espuma entre sus dos manos y soplen suavemente. Gana el que hace la pompa de jabón más grande.

El jabón equilibrista


Dile a tu hijo que moje sus manos y que las coloque juntas y con las palmas hacia arriba. Luego, envuelve el jabón con una de tus manos mojada previamente, colócala a un lado de las manos de tu hijo y dile que tiene que apresar el jabón cuando pase sobre ellas, juntando las manos.

Sin avisarle, presiona el jabón lo suficiente como para que se deslice entre tus dedos y pase sobre las manos de tu hijo. Si tu hijo coge el jabón es un punto para él, si no, es un punto para ti. El que llega primero a los tres puntos, gana.

Ruleta sucia


Con un mondadientes dibuja la letra "p" de papá en un extremo y la letra "h" (o la inicial del nombre de tu hijo) en el otro extremo del jabón. Luego, busca un plato redondo y hondo, lo suficientemente ancho como para que el jabón repose en el fondo.

Coloca una marca en un lado del tazón. Luego haz que el jabón dé vueltas como una ruleta. Aquel de quien las iniciales queden más cerca de la marca, se lavará primero las manos.

Manos de superhéroe


Esta idea resulta mejor con jabón líquido. Identifica el muñeco de plástico favorito de tu hijo. Tal vez sea un Max Steel o un Avenger. Luego, hazle ver a tu pequeño lo sucio que está, que así se puede enfermar y perderá cuando luche frente a los malos

Invítalo a que le lave las manos en el lavadero; si quieres puedes acompañarlo. Muéstrale lo limpio que se ve y a continuación anímalo a dejar sus manos tan limpias como las de su muñeco favorito.

Ensaya estos juegos con tu hijo en algunos de los momentos claves para lavarse las manos: antes y después de ir al baño, antes y después de comer, después de jugar en el parque, etc. Así, relacionará este hábito con un momento divertido y no tendrá mayor problema es hacerlo parte de su rutina.


Comentarios