El Salpullido de Pañal en Niños: Prevención y Tratamientos Caseros


El salpullido (o sarpullido) en los bebés se da con mayor frecuencia en las estaciones cálidas, como primavera y verano.


En el caso del salpullido de pañal, se le suman además algunas condiciones referidas a la higiene personal y el ambiente en el que vive el pequeño. Hay algunas pautas que puedes seguir para evitar que le salga a tu hijo y, en el caso que se produzca, saber cuáles son las medidas que puedes ir adelantando, previas a la necesaria consulta con el especialista.

Prevención
  • Mira frecuentemente el pañal de tu bebé y cámbialo apenas sientas humedad.
  • Limpia el potito de tu bebé cuidadosamente cuando le cambies el pañal. Usa agua tibia (no caliente) y agua con o sin un jabón suave.
  • Asegúrate que la piel de tu bebé esté completamente seca antes de ponerle el otro pañal.
  • Usa productos que protejan a tu bebé de la humedad (cremas).
  • Evita ponerle calzones de plástico.
  • Es preferible que no los uses, pero si aun empleas pañales de tela, debes hervirlos 15 minutos, después de haberlos lavado, para matar todos los microbios y remover el jabón que podría irritar la piel de tu bebé
  • No se recomienda el uso de maicena ni talcos simples.
Ayudas para curar
  • Rocía el potito de tu bebé con un poco de talco medicado, especial para el salpullido, cada vez que le cambies el pañal.
  • Usa un jabón suave con agua templada o pañitos húmedos especiales de bebé para limpiar el área del pañal.
  • Haz agujeros pequeños en los pañales desechables para permitir que entre el aire.
  • Generalmente con estos cuidados el salpullido desaparece en tres a cuatro días, pero si persistiera luego de una semana, debes acudir al médico especialista.

Comentarios

Publicar un comentario

¡Comenta aquí!

  1. Muchas gracias por los consejos. La verdad es todo un tema lo del sarpullido a causa del pañal.

    ResponderEliminar