Todo lo que debes saber sobre la carragenina y sus efectos en los niños

Cada cierto tiempo, en algún país, se genera un escándalo debido a la negligencia de la industria alimentaria en la elaboración de productos alimenticios. Uno de los últimos casos sucedió en Panamá y Perú, debido a que un producto de una marca conocida en el segundo solo era 60% leche de vaca, sin mencionarlo.


La indignación popular y sucesivos reportajes develaron sospechosas omisiones en la regulación de estos productos. Entre estos "descuidos" estaba la utilización de la carragenina en su elaboración, un insumo de dudosa reputación.

Qué es la carragenina


Es una sustancia fabricada a base de algas con la que se prepara una gran variedad de productos en la industria alimentaria. Tiene consistencia de gel o viscosa.


Para qué sirve la carragenina


Sirve para darle mayor densidad a los alimentos envasados o empaquetados, especialmente a los líquidos. Muchos productos en su estado natural son de contextura aguada, lo cual resulta desagradable para las personas, en especial los niños.

En qué productos se utiliza la carragenina


Es utilizada en productos lácteos y en leche de coco o almendras, precisamente para que sean más densos. Pero también se utiliza mucho en embutidos y lo más grave, en comida para bebés.





¿La carragenina es nutritiva?


En realidad, no tiene ningún valor nutritivo en absoluto. Su uso es puramente cosmético, para mejorar la apariencia y textura de las comidas. Tanto así, que también se usa para la elaboración de pasta dental, maquillaje y pinturas.

Cómo sé si un alimento tiene carragenina


Su uso extendido en varios rubros supondría su fácil identificación en las etiquetas. Sin embargo, se ha descubierto que muchos alimentos, a pesar de utilizarla, no la mencionan en sus empaques como insumo. Por eso, además de buscarla en las etiquetas, es bueno consultar con un nutricionista de confianza.

Qué efectos tiene en los niños


Se suele relacionar a la carragenina con diarrea o inflamaciones de las paredes intestinales. Sin embargo, como es el caso de muchas otras sustancias controvertidas, no hay estudios que confirmen estas sospechas. Incluso hay asociaciones de nutrición que relacionan esta sustancia con las úlceras y hasta  el cáncer de estómago.

Solo queda como consumidores y padres de familia preocuparnos por averiguar más sobre lo que damos de comer a nuestros hijos, preferir lo natural y denunciar cualquier falta ante las autoridades de salud y reguladoras competentes. La salud de nuestros hijos está en juego.

Comentarios