Diferencias entre resfrío y gripe en los niños

Hay dos enfermedades que nos han acompañado desde que tenemos memoria: el resfrío y la gripe. Podemos percibir que han cambiado y en muchos casos sus efectos y síntomas se han hecho más severos que antes.


Sin embargo, lo parecido de sus síntomas en nuestros hijos nos lleva muchas veces a asumir que son una y no otra. De esta manera, podríamos no darles la debida atención.

Por eso, consideramos importante repasar contigo algunas de las maneras de diferenciar una gripe de un resfriado. Esto de ninguna manera debe servirte de pretexto para automedicar a tu hijo. Siempre será necesario acudir con él a un pediatra para que lo examine y te indique el tratamiento más adecuado.

Causas del resfrío y la gripe


En el caso de la gripe, esta es causada por tres variedades de virus, clasificados de acuerdo con su gravedad y capacidad de expansión y contagio, todos ellos en constante mutación a través de los años. Esta es una de las razones por las que muchos remedios y tratamientos contra la gripe que se utilizaban algunas décadas atrás, hoy no sirven de mucho ya que el virus ha generado resistencia a estos productos.

En el caso del resfrío, es causado por los conocidos como rinovirus, de fácil contagio a través del contacto con cosas o gente.

Síntomas


El resfrío no es para tomarlo a la ligera. Solo en los Estados Unidos significa mil millones de reportes al año. Pero sus síntomas son tan comunes que al observarlos corremos el riesgo de creer que siempre se tratará de “un simple resfrío”.

Si nuestro hijo se queja de dolores en la garganta, estar con la nariz tapada, si tose o estornuda, lo primero que pasa por nuestra cabeza es “¡pero si ya se resfrío el mes pasado!”.

La diferencia con los síntomas de la gripe es su gravedad. Los síntomas de la gripe son similares pero en muchos casos más fuertes que los síntomas del resfrío.

A los dolores de garganta y la tos se suma la fiebre, escalofríos, dolores de cabeza y en el resto del cuerpo. Incluso dependiendo de cada persona, se dan casos graves de dolor de garganta que hasta impiden deglutir los alimentos o dormir con normalidad.

Complicaciones


En el caso de los resfríos, un mal tratamiento puede desencadenar cuadros de neumonía, sinusitis, bronquitis y hasta infecciones al oído, entre otras dolencias. Mientras que en la gripe pueden generar cuadros de neumonía y hasta deshidratación.

Vacunas


Esta es una diferencia muy importante, debido a que, mientras se han podido generar muchas de estas para diversas cepas de gripes, no se ha logrado generar ninguna efectiva contra resfríos.

Prevención


Para reducir la incidencia de la gripe en los niños se recomienda, por ejemplo, alimentos ricos en vitaminas C y A. Para el resfrío se aconseja especialmente la higiene y dar leche materna a los bebés para así estimular el sistema inmunológico.

Cuidado con los antibióticos


Los efectos negativos de los antibióticos en el organismo son la principal razón por la que un resfriado o una gripe deben ser tratados por un médico. 

Muchos padres de familia cometemos el grave error de automedicar a nuestros hijos con antibióticos, poniendo como pretexto que “tomó lo mismo la última vez”, sin tener en cuenta que nuestro hijo creció y que por lo tanto sus requerimientos de dosis cambiaron, que probablemente no tenga la misma enfermedad, que estaríamos retrasando un tratamiento adecuado en caso sea algo más grave o que afecte otras partes de su organismo, etc.

Sea resfrío o gripe, lo que nunca deberá ser diferente es la responsabilidad y rapidez con que enfrentemos ambas. La salud y bienestar futuro de nuestros hijos depende de ello.

Imagen: David D


Comentarios