Experimentos para Niños: Objetos Conductores de Calor


Entre las muchas maneras que existen de demostrar las propiedades de los objetos, se encuentra esta sencilla actividad. 


La conducción del calor es una característica principalmente de los metales, pero objetos hechos de otros materiales también pueden calentarse, aunque mucho menos. Para esta experiencia se requiere llenar un depósito resistente al calor con agua muy caliente, de tal forma que es necesario establecer las normas de seguridad antes de iniciar el experimento. Se debe reservar una superficie amplia, la cual deberá despojarse de cualquier otro material. No se dispondrán sillas alrededor, pues esto impediría cualquier reacción de seguridad tanto del niño como de la maestra. Los niños se turnarán en la experiencia y mientras que uno la realiza, los demás estarán a 
cargo de la auxiliar o profesora asistente en el otro extremo del aula.

En el depósito lleno de agua hasta la mitad, se introducen una cuchara de metal y un lápiz, y se dejan ahí por unos minutos. Los niños se acercarán y tocarán con la punta de los dedos el extremo que está fuera del agua de cada objeto, notando la diferencia de temperatura. Lo mismo se hará con reglas de madera y objetos de plástico, una tira de cartón grueso y una tijera, etc. La auxiliar procederá entonces a retirar el depósito y eliminar el agua. Luego los niños se agruparán en un semicírculo, donde intercambiarán expresiones sobre lo que han visto. La maestra del jardín puede poner a la vista los objetos y clasificarlos entre los que se calentaron mucho, ligeramente y nada. Los niños podrán descubrir, entre otras cosas, que aquellos que más se calentaron eran los objetos de metal.

Fotos: Envapack, Wikipedia, Profes

Comentarios