27 ago. 2008

Para que les sirven los probióticos a los niños

Hoy en día la variedad de bacterias y virus que existen en el ambiente que rodea a nuestros hijos ha aumentado vertiginosamente. El niño posee un sistema inmunológico que lucha segundo a segundo contra estos intrusos que son cada vez más difíciles de combatir.



Contrariamente a lo que podía pensarse años atrás, hoy sí es necesario reflexionar sobre la necesidad de proveer a nuestros pequeños con un apoyo adicional para sus defensas.

El sistema digestivo es el más asediado por estos temibles microorganismos. La flora intestinal está constituida por cientos de tipos de bacterias que conviven con nosotros (bífidobacterias, lactobacilos, etc.) ayudándonos en la digestión y absorción de nutrientes, producción de vitamina K y también evitar el desarrollo de estos microorganismos y bacterias que vienen de fuera y que son una amenaza para la salud.

Pues resulta que estas bacterias benignas ya se cultivan y viene en frasco: son los probióticos. Y los niños, a partir de los dos años, ya pueden consumirlos.

Su consumo regular permite una mejor regulación de la digestión y de su importante función para nuestra salud y un desarrollo y crecimiento corporal sano. Pueden tomarse solos, a manera de yogurt bebible, o también mezclados con frutas que son a su vez la “comida” de los probióticos (especialmente el plátano o el melocotón) llamados también prebióticos; de ahí una razón más para consumir frutas con regularidad.

Considere sumar los probióticos a la dieta de su familia y en especial de sus hijos. Para una mejor guía, consulte más sobre sus beneficios y mejor consumo con un nutricionista o su médico pediatra.

Foto: El Delantal Verde

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

2 comentarios:

  1. Cierto, mi hijo de dos años se bebe los actimeles a pares, jeje, un saludo

    ResponderEliminar
  2. Empezamos bien entonces, la buena disposición del niño es el 99% del asunto!

    ResponderEliminar

¡No seas tímid@, comenta!