19 may. 2016

Jerigonza, jitanjáfora y chistes para niños: humor como jugando

Ver reír a un niño es una de las grandes maravillas de la vida. Más aún cuando sabemos que el humor es una poderosa herramienta para desarrollar la agudeza mental en los pequeños. Entre sus recursos más importantes están la jerigonza, la jitanjáfora, la retahíla y los chistes para niños.


Estas figuras literarias humorísticas son muy útiles para desarrollar el sentido del humor fino y al mismo tiempo la capacidad para crear textos graciosos en los niños. Anímalo al tuyo a probar su imaginación. Aquí te brindamos algunas de las formas que puedes usar y ejemplos.

La jerigonza


Es una forma de hablar muy curiosa en la que se añaden letras o sílabas en las palabras, haciéndolas más complicadas de entender. Solo aquellos que lo practican y saben como construir las frases son quienes las entienden. Crear frases en jerigonza, puede servir como una manera divertida de desarrollar la capacidad oral de los niños, así como predisponer su mente para futuras destrezas intelectuales y para reforzar sus procesos de aprendizaje.

Una forma de hacerlo es intercalar sílabas con la letra p. Cuando la sílaba de la palabra original termina en vocal, esta se repite en la sílaba insertada a continuación. Cuando una silaba de la palabra original termina en consonante, esta va a parar a la sílaba insertada a continuación.

Cuapandopo vopoy apal japardípin
repecopojopo mupuchapas floporepes
ypy sepe lapas llepevopo apa mipi mapamápa

La jitanjáfora


Es la construcción de palabras y frases que no valen tanto por el sentido que tienen sino por su sonoridad. Su creación es libre y dependerá de las ganas que tenga el creador de improvisar e inventar expresiones curiosas. Pueden llegar a niveles muy elaborados que serían difíciles de asimilar y menos crear por los niños. Aquí un ejemplo sencillo:

pirimpimpón, ojo de melón
pirimpimpero, nariz de velero
pirimpimpeto, orejas de abeto
pirimpimpocho, boca de bizcocho

Las retahílas infantiles


Las retahílas infantiles son construcciones poéticas sencillas y divertidas, ideales para niños. Ya conoces las que son famosas como "aserrín, aserrán". ¿Por qué no crear una nueva, que solo sepan madre e hijo? Podría ser algo así:

Pito, Tico y Tato
suben montes
que los pican
saltamontes 
corren, brincan
huyen dónde
de esos bichos
¡quien se esconde!

Los chistes para niños


Existen miles de ejemplos de chistes infantiles que puedes contar y enseñar a los niños. Solo es cuestión de buscar chistes cortos adecuados para la edad de los tuyos. Estos son algunos ejemplos de chistes graciosos y breves.

-Sabes que es una brújula?
-Una señorújula sentada en su escobújula

¿De qué color era el caballo blanco de San Martín?

-¿Para que quiere una radio la vaca?
-Para escuchar muuuuusica

-¿Tienes un ojo negro y otro azulado?
¡Sí, tienes un ojo negro y otro a-su-lado!

Bueno, no serán los mejores chistes del mundo, ¡pero malos, no son!

Recomendaciones con mucho humor


Para lograr que tu hijo haga sus propias frases graciosas, hay cinco sugerencias que te podría facilitar el juego:
  1. Deja que experimente diversas combinaciones con libertad.
  2. En el caso de las jerigonzas puede que le sea un poco más laborioso, pero si le dices que crearán un lenguaje secreto que solo él y tu sabrán, le será más atractivo.
  3. Con los chistes puedes hacer competencias o contrapunto; tu me cuentas uno y luego yo otro.
  4. Muéstrale ejemplos de jitanjáforas, jerigonzas y chistes para niños, así sabrá mejor como construir los suyos.
  5. También puedes empezarlos tú y dejae que tu hijo los complete.
Al jugar con los niños creando estas frases, verás que lo pasarán realmente genial.

Sigue leyendo:

Cómo hacer trabalenguas para niños


Imagen: Francois Reiniche en Flickr

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!