20 abr. 2016

Salud infantil hoy: ¿niños sanos o menos sanos que antes?

Podría parecer una pregunta inocente. Pero si vemos los estudios realizado por diversas instituciones especialistas en investigaciones sobre salud infantil, veremos que no es una pregunta tan fácil de responder.



Una de las primeras conclusiones de la investigación realizada por el C. S. Mott CHildren´s Hospital es que, en la gran mayoría de adultos, la percepción es que la salud infantil mental y emocional ha empeorado en relación con años pasados. Esto incluye enfermedades como el estrés infantil.

En tiempos en que los grandes avances en la medicina infantil y la ciencia harían suponer que los problemas de salud en los niños se han superado en muchos casos, los adultos perciben que esto ha ido en sentido contrario. Aquí algunas razones que explicaría esta realidad.


Mala distribución de beneficios


En el campo de la salud infantil mundial se estaría cumpliendo el mismo problema que en muchas otra áreas. Los avances no se están distribuyendo a todos. Nuevas vacunas para niños, tratamientos para enfermedades antes mortales, acceso a la medicina en general solo es posible en unos pocos países. En el resto, los niños la pasan mal por enfermedades que podrían ser fácilmente curadas.


Virus mutantes


La velocidad a la que los virus se adaptan y generan defensas contra medicamentos ha sobrepasado la capacidad de la tecnología y sabiduría médicas para combatirlos. Probablemente si dejáramos que un resfriado siga su curso en nuestros hijos sin darle ninguna medicina, los resultados serían peores que si le hubiera dado un resfrío hace veinte años y que se curaba con un medicamento menos potente.

Una salud infantil subida de peso


La prosperidad se mide generalmente en términos de cuantos caprichos me puedo dar yo y concederle a mi familia. Así nace la cultura chatarra. Al mismo tiempo, la civilización occidental ha descubierto que comer comida chatarra facilita mucho las cosas en ahorro de tiempo, especialmente en el ritmo de vida acelerado de las familias modernas. La obesidad infantil es una de las principales enfermedades de los países desarrollados, donde supuestamente el sistema de salud debería estar lo suficientemente desarrollado como para prevenir estos males. Pero es todo lo contrario.

Asma y alergias


La contaminación ambiental se suma a la comida industrializada y llena de ingredientes impronunciables y al debilitamiento de las defensas del cuerpo. Incluso muchos medicamentos paradójicamente generan con el tiempo alergias en los niños.

Crianza


Lo más sorprendente es lo mucho que influye en la salud de nuestros hijos la manera en que los criamos. Según otros estudio, esta vez de la Universidad del Estado de Iowa, una crianza estricta provoca en la persona una salud física deficiente y problemas de obesidad a futuro. Una crianza estricta provoca estrés, que a su vez genera la producción de sustancias tóxica en el organismo que que determinan a la larga disfunciones en el organismo y degenerando en desórdenes alimenticios y mentales.

Por todo esto es muy necesario observar hasta qué punto hemos descuidado en casa la salud infantil. Es recomendable replantearnos muchas cosas, desde la calidad de vida en la zona que habitamos, la sobreestimulación y exposición a factores de estrés en nuestros niños, la comida que les damos, etc. Por otro lado, vigilar medicamentos y darles un a crianza más flexible y moderada podrá marcar una diferencia frente a estas estadísticas.

Sigue leyendo: Sodas o gaseosas: ¡pero si a mi hijo le encanta!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...





Votar esta anotación en Bitacoras.com Pin It

No hay comentarios.:

¡No seas tímid@, comenta!